Los trabajadores de la lavandería hospitalaria se plantan

El presidente González asegura que el servicio está «absolutamente garantizado»

Han decidido plantarse. Los trabajadores de la lavandería hospitalaria central del Sermas (Servicio Madrileño de Salud) han decidido cruzarse de brazos y no trabajar como medida de protesta por las condiciones que les aplicarán a partir del 1 de diciembre las nuevas adjudicatarias del servicio: Fundosa Lavanderías Industriales (Flisa) y Lavandería Industrial Laundry Center, ambas de la Fundación ONCE. La concesión de este servicio afecta a 19 hospitales, entre ellos el Hospital Universitario de Getafe. Esta externalización del servicio se concretó el pasado 3 de octubre y supuso una adjudicación de 45,9 millones de euros. El presidente de la Comunidad, Ignacio González, aseguró que se ahorrarían 36 millones de euros. Esta misma mañana, en Getafe, González ha asegurado que el servicio de lavandería está «absolutamente garantizado». González ha declarado que el Gobierno regional se ha preocupado «expresamente» de que los trabajadores mantengan sus puestos de trabajo, a través de la nueva empresa, que tiene una «acreditadísima» experiencia en la prestación del servicio.

La denuncia de los trabajadores es que la nueva adjudicataria quiere efectuar minoraciones de los contratos de un 46% de media. Según los datos que facilitan los propios trabajadores, un celador pasará a cobrar 600 euros mensuales, frente a los 1.100 que percibía hasta ahora. La empresa se defiende afirmando que lo único que hacen es aplicar el convenio vigente para lavanderías.

En los pliegos de condiciones del contrato se establecía la obligatoriedad de la adjudicataría de contratar al personal estatutario interino y eventual, pero no se especificaban las condiciones. La lavandería de Mejorada del Campo limpia la ropa de 11 hospitales madrileños, una colada de 30.000 kilos diarios.

Desde la Consejería de Sanidad aseguran que «el trabajo se está desarrollando con normalidad, aunque más lentamente». No hay ninguna huelga formal convocada, sino que de momento se trata de un paro de los trabajadores, versión que ha sostenido el presidente regional.

Raquel González - Directora Grupo Capital