Dogma, ‘cojones’ o incapacidad

Algunas de las mayores barbaridades se han cometido al grito de “a que no hay huevos de…”. Es una llamada a la locura, al desatino, a poner a prueba los límites de la cordura y de la capacidad. El caso de Ahora Getafe es de libro: habían escuchado tantas veces que no iban a ser capaces de tumbar ordenanzas (después vendrá la segunda parte de los presupuestos) que se lo han tomado como una cuestión personal, de ‘cojones’. Y sin medir consecuencias ni damnificados, han votado en contra, en una ‘alianza’ contra natura junto al PP.

Sabían y autorizaron que se empezaran a recoger solicitudes para la bonificación del IBI en viviendas protegidas, una iniciativa que iba a beneficiar principalmente a Los Molinos y Buenavista, por lo que no se entiende su acusación de que el PSOE utilizaba a los vecinos para ‘chantajearles’. A Ahora Getafe le faltó poner en una balanza los beneficios que tenía aprobar estas nuevas ordenanzas (rebaja del IBI que iba a permitir una reducción de la cuota a todos los vecinos, bonificaciones, facilidades a la hora de pagar, aumento del IAE en determinadas situaciones…) frente a los perjuicios que ocasionaba mantener las ordenanzas del PP. Pero en este lado de la balanza pusieron dogmatismo, cojones y bastante de incapacidad… y se inclinó en este sentido.

Ahora vienen las explicaciones mal dadas, las asambleas improvisadas y un intento a la desesperada por intentar convencer a los ciudadanos de que les han tocado el bolsillo porque no podían ceder al chantaje, sin darse cuenta de que poco le importa al ciudadano que ellos se sientan agraviados por la negociación de unas ordenanzas que, eso es cierto, no se ha llevado correctamente en plazos y en formas por parte del Gobierno. Pero esta pataleta final les quita todas las razones.

Su argumentación para el voto en contra (que no fue consensuado en ninguna asamblea ni sometido a votación pública) tiene mucho de dogmatismo, reivindicando que se recogieran sus alegaciones en el texto final. Proponían por ejemplo gravar los inmuebles propiedad de la Iglesia, teniendo en cuenta que a Getafe le queda un poco grande el tratar de modificar el Concordato con la Santa Sede, y que por lo tanto era una medida irrealizable; o que se bonificase el IBI con criterios de renta, algo que es ilegal y que llevaría a la impugnación de las ordenanzas. Eso es incapacidad teñida con dogmatismo. Las explicaciones ahora llegan tarde. Y lo que no es de recibo es seguir confundiendo a la ciudadanía haciendo promesas irrealizables en cuanto a las bonificaciones del IBI que no llegarán a las VPPL ni tampoco excederán los 3 años que existían hasta ahora.

La consecuencia directa además es un enrarecimiento de la vida política municipal que cierra canales de comunicación entre la oposición de Ahora Getafe y el Gobierno. ¿Qué sucederá ahora con los presupuestos? ¿Serán capaces de consensuar alguna propuesta de aquí en adelante?

Ahora Getafe no quiso querer entrar en Gobierno tras las elecciones. ¿Fue cobardía, estrategia política…? Ellos sabrán. Esa decisión no se compensa poniendo ‘cojones’ en la oposición para impedir que los que sí han asumido esta responsabilidad puedan trabajar. No es serio.

Redacción Getafe Capital