Ahora Getafe no tiene quien le escriba (bien)

Con las ruinas de los puentes construimos muros, hay que reciclar.

(Este texto, tan breve como demoledor, sirve de apoyo al poderoso trazo de “El Roto” en su viñeta de El País el 4 de enero).

GETAFE/El rincón del lector (04/01/2017) – Charles Luis de Secondat, Barón de Montesquieu, señaló la división en 3 de los poderes del Estado Moderno: ejecutivo, legislativo y judicial. Esta división, donde cada uno trabaja con independencia plena de los otros dos, aseguraría el cumplimiento de los deberes del ciudadano para con el Estado y éste, a su vez,  garantizaría el ejercicio de los derechos ciudadanos en cualquier circunstancia. A estos tres poderes, ya avanzado el siglo XX, se unió un cuarto: el de los medios de comunicación, como testigos del recto proceder de los otros tres y con capacidad de denuncia en casos de interpretaciones equivocadas, abusos o dejación de funciones. La relación entre los tres poderes clásicos y los medios siempre se ha movido en la dicotomía amor-odio, teniendo una relación estrecha cuando se muestran favorables y de rechazo absoluto cuando se aplican en contra.

La relación Ahora Getafe–medios locales, tratando de ser benévolos, que no condescendientes, parte de un desconocimiento mutuo que ha derivado en desconfianza. Los medios funcionan según unos ‘códigos’ en los que se van estrechando lazos con los miembros de la Corporación a medida que avanzan los mandatos e, independientemente de filias o fobias, el respeto mutuo preside todos los contactos. Ahora Getafe considera a los medios convencionales (prensa, radio y televisión) como una parcela más del “sistema” y un mal con el que hay que convivir si no hay más remedio. Piensan que se mueven exclusivamente por intereses económicos y, en consecuencia, apoyan a quien les financia (aunque sea mediante fórmulas legales como la publicidad) y atacan a quien les niega esa financiación. Les acusan de manipular la realidad y de servir a los intereses del “enemigo”, la célebre casta.

Paradójicamente, desconfían del cuarto poder y ponen todos los huevos en la misma cesta, lo que se ha venido a denominar el 5º poder: INTERNET. La red de redes tiene la ventaja de un acceso universal (salvando el importante colectivo preso en la “brecha digital”), una enorme posibilidad de interactuación magnificada por el uso de redes sociales y, lógicamente, un descomunal potencial de participación a través de distintas plataformas y herramientas. En la balanza pesan en contra, como un lastre que lo descompensa todo, las infinitas posibilidades de manipulación que permite, de lo más burdo a lo máxima sofisticación, que con frecuencia hacen muy difícil discernir lo cierto de lo falso. Ahora Getafe es víctima de su propia modernidad y apuesta todo al riesgo cierto de manipulación, negando el pan y la sal a un riesgo posible y de menor alcance de otro tipo de manipulación. Podemos afirmar, pues, que aunque nadie discuta su ‘dominio de la política’, dejan mucho que desear en cuanto a la apropiada distribución de probabilidades y sus leyes.

A la hora de rizar el rizo, la propuesta presentada al último Pleno, les hace merecedores de toda la Biodramina que sean capaces de metabolizar. Un argumento impecable al principio que, poco a poco, se va torciendo hasta terminar en unos sofismas de consecuencias imprevisibles:

No confían en que la gestión de la información que pueda hacer el Gobierno municipal sea la apropiada, por tanto, exigen que se contraten profesionales para llevarlo a cabo (como si ahora lo hicieran aficionados), estos profesionales deben ser ‘de confianza’ (de confianza suya, entiendo). Les ha faltado dar los nombres y apellidos de quienes ellos consideran de confianza pero, en otra vuelta más, accederían al puesto mediante un concurso abierto, público y transparente.   ¿¿¿???

Como los medios locales dan poca información de Ahora Getafe y casi nunca positiva (si ellos no son fuente se arriesgan a que sus rivales lo sean), proponen corregirlo estrangulando una de las escasas fuentes de financiación que tiene el agonizante sector de la información local: la publicidad institucional.

Comenzó este artículo con una cita del genial El Roto y finaliza con otra del inmortal Eugenio:

“-Qué cara más triste tiene este niño- -Pues mira que le pegamos para que se ría-”

Redacción Getafe Capital

3 Comments

  1. Asinhayma Nera

    4 enero, 2017 at 17:08

    Llevan 2 años escasos pisando moqueta y se les ha subido una soberbia a la cabeza que solo les va a bajar a base de fracasos. Se han convertido en la casta limpia, pura y sabelotodo dentro de la casta política. Bueno, y eso tampoco, que se les olvida decir que les han pagado una paga extra de más. Donde entra el dinero por la puerta salen las ideas por la ventana.

    • Ambrosio

      4 enero, 2017 at 23:49

      Sin ningún tipo de argumentos….veo que si has comprendido la manipulación ….noticias incompletas medios afines ….pero tu llamas casta a alguien dona dinero y criticas al que recibe dinero por error ….error de alguien no olvidemos ….. Que no ha salido en ningún sitio …otra cosa …por si no lo sabias el dinero te lo descuentan ….no intentéis dejar a todos los políticos como ladrones porque los hay honestos …y ser mas serios a la hora de argumentar..

      • Asinhayma Nera

        5 enero, 2017 at 7:43

        Es para mi un honor haber sido contestada por un portavoz de la élite ética de Getafe. Sin embargo, amigo Ambrosio y probablemente en mi ignorancia, me surge alguna duda: ¿La costumbre de repartir las culpas de los errores propios en los demás es algo que os viene genético u os hacen un casting para ver si dais el nivel?
        Sé que es una comparación horrorosa y muy exagerada pero no se me ocurre otra: Supongamos que, cuando un concejal de Ahora Getafe va en su coche, un peatón cruza la calle por un lugar indebido. el concejal atropella involuntariamente al peatón y sigue adelante con su coche como si tal cosa- Cuando le pillan carga todas las culpas contra el medio que lo denunció, buscan a quien le contó la noticia y reparten las culpas entre la fuente que lo contó, el periodico que lo publicó y el peatón que cruzó mal. Algo parecido pasa aquí.

        La pelea con la prensa local es un caso perdido y solo evolucionará a peor porque la actitud con ellos es despreciativa y de berrinche en vez de diálogo. Esta respuesta lo confirma al 100 por 100.

        Es verdad que hay políticos ladrones y políticos honrados pero nadie tiene la exclusiva de lo uno y de lo otro, los hay en todas las partes.

        Feliz año nuevo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *