Publicidad institucional (II): Sociedad responsable

Sociedad Responsable

GETAFE/Políticamente incorrecto (25/01/2017) – La semana pasada les planteaba como inicio de mi reflexión el propio cambio de postura personal respecto al asunto en cuestión de quién escribe y la evidencia que el mecanismo de reparto no puede seguir ejecutándose del modo actual, por decisión unilateral del inquilino de la casa consistorial, a su gusto y capricho, como ha venido produciéndose desde tiempo inmemorial.

Hoy, en este segundo capítulo, me van a permitir reflexionar junto a ustedes en la responsabilidad que como vecinos tenemos en la necesidad de la existencia de la publicidad institucional en la financiación de los medios. Considero, querido lector, que si te enfrentas a estas líneas, entiendes, sin demasiadas explicaciones  que en este mundo en el que vivimos pocas cosas son gratis o están realizadas sin interés.

Parece evidente la influencia que las grandes empresas de nuestro país ejercen sobre los gigantes grupos empresariales de medios de comunicación, pocos olvidan el impacto de aquella portada unánime de las más importantes cabeceras de prensa escrita de nuestro país bajo la efigie de la una destacada entidad bancaria o creo que ninguno de ustedes obvian las destituciones de importantes directores de medios de comunicación a través de la “amenaza” de la retirada de “su” publicidad.

Los medios de comunicación se financian a través de dos vías principales, la inserción de publicidad y las ventas de sus informaciones.  En esta parte es donde la ciudadanía tiene una responsabilidad, a mi juicio importante y decisiva, vivimos en la “errónea” sociedad del gratis total, concepto no solo falso, sino provocado para lograr una más correcta manipulación dado que, insisto, nada es gratis. Entender que podemos recibir una información, que es un servicio, de manera libre e independiente sin coste añadido es totalmente imposible.

Producir esa información tiene unos costes, unos costes de diverso tipo en función del  soporte, personal, intención y objetivos que se busquen. Cada información que recibimos debe haber sido sufragada de alguna forma, nunca, nunca, tiene un coste cero, eso no existe. Esto es algo que no queremos entender en el siglo XXI, incluso por los propios periodistas.

Estos días disfrutaba escuchando el podcast Escuela de Periodismo que realiza el profesor de la Universidad Carlos III y periodista, Enrique Bullido, donde aconsejaba a sobre los diez propósitos para el año recién iniciado para los futuros profesionales de los medios de comunicación, y entre ellos, planteaba suscribirse a un medio de comunicación, lanzando una reflexión muy interesante que, explicaba, plantea en sus clases, si el propio periodista no es capaz de valorar su trabajo cómo puede pretender recibir una remuneración justa por el mismo.

Yo, hago extensiva esta reflexión a ustedes vecinos de Getafe, en especial a quienes día sí y día también critican la labor periodística local, van a seguir dejando que sean otros quienes paguen por su información o van a entender de una puñetera vez que nada es gratis. ¿Cuantos de ustedes están dispuestos a pagar por recibir información local libre e independiente?



1 Comment

  1. jose valentin ramirez

    29 enero, 2017 at 10:00

    José Luis, comparto totalmente lo que dices: De hecho pago en el nuevo medio SALTAMOS y en INFOLIBRE. Pero no todo el mundo puede. Por eso en mi anterior comentario (que sé que discrepamos), expongo que es “saludable/Necesario” que el Ayuntamiento subvencione forma la información. El Banco de Santander o EL Corte Inglés o COCACOLA ponen sus anuncios y apoyos en los medios que defienden sus intereses. De ahí que la precariedad laboral del Corte o el cierre de Cocacola-Fuenlabrada aparezcan tan poco en los medios. Pero el Ayuntamiento lo que tiene que primar es la VERDAD (¿Quien dice qué es verdad y qué?. Tu verdad es mi mentira).. Bien bien, no es facil… en su “defecto” garantizar la pluralidad. Salud