Las fantasías sexuales

fantasiassexuales

OPINIÓN/Rincón psicológico (15/02/2017) – Hay dos eventos que me han animado a reflexionar y escribir sobre las fantasías sexuales, por un lado el programa La Noche Temática de La 2 que emitió el documental francés ¡Fantasías! Sexo, ficción y tentaciones; por otra parte el estreno en el cine de la segunda parte de la saga 50 Sombras de Grey, coincidiendo, con San Valentín al igual que ocurrió con el estreno de la primera parte. Esto me ha hecho preguntarme: ¿las fantasías sexuales están normalizadas? ¿Siguen siendo algo únicamente permitido para los hombres? ¿Se han superado ya las barreras que nos impiden hablar de ellas? ¿Qué mitos se han despertado en torno a las fantasías sexuales?

La saga 50 Sombras de Grey, además de visibilizar algunas prácticas sexuales con ‘mala prensa’, ha contribuido a que muchas personas, especialmente mujeres, descubran, reconozcan y hablen sobre sus fantasías sexuales. La historia está construida sobre estereotipos tanto femeninos como masculinos a través de un chico guapo, joven y rico y su pareja femenina inexperta, cándida y dulce, en el que uno debe cambiar por la otra persona en nombre del amor. Pero aunque se ha abierto la puerta a hablar de ello, gran parte de las fantasías sexuales, que por supuesto forman parte de la intimidad y que es una decisión particular compartirlas, aún están guardadas en el armario y bajo llave por miedos, prejuicios y estigmas sociales.

Las fantasías no siempre se realizan, esto puede deberse a varios motivos:

  • Empecemos porque no todas las personas tienen fantasías sexuales, bien sea por falta de imaginación, falta de deseo o simplemente porque nunca se han planteado que situación imaginaria despierta su deseo.
  • Puede haber prejuicios sociales, tabúes y barreras que nos impidan plantearnos llevar a cabo nuestra fantasía.
  • Algunas fantasía sexuales quedan en la imaginación pero no hay un deseo de llevarlas a cabo.

Las fantasías sexuales en pareja:

  • Tener pareja no es incompatible con tener fantasías sexuales, en muchos casos puede haber temor al compartir la fantasía sexual con la pareja por miedo a ser juzgado/a o rechazado/a.
  • En muchos casos la fuente de inspiración de la fantasía sexual no es la propia pareja, pero tener imaginación no significa ser infiel, aunque algunas personas piensan que el hecho de que su pareja fantasee con otra persona significa que es infiel. Esto suele ser fruto de inseguridades y falta de confianza en la pareja.
  • Pueden avivar la llama del deseo: tener fantasías sexuales, hablar sobre ellas en pareja, incluso llevarlas a cabo pueden ser un aliciente muy importante en la pareja para mantener activo el deseo.
  • Es importante recordar que hablar sobre las fantasías sexuales puede llevar a la complicidad, intimidad y compartir ideas, pero no siempre deseamos compartir o llevar a cabo las fantasías sexuales.

¿Te atreves a dejar volar tu imaginación?

Más información en www.cspsicologia.es

Redacción Getafe Capital

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *