¿Obligados a trabajar o adictos al trabajo?

GETAFE/Rincón psicológico (20/04/2017) – Hace unos meses Francia reconoce el derecho a desconectar del trabajo, el 37% de los trabajadores continúa activo después de su jornada laboral. Son las nuevas tecnologías quienes nos mantienen hiperconectados, las ventajas son la flexibilidad, nos evitan desplazamientos, nos ahorran tiempo… pero también han difuminado el límite entre la vida personal y laboral, así como el tiempo dedicado a cada una de ellas. En España en torno al 30% de los trabajadores tiene dificultades para desconectar del trabajo, muchos se sienten presionados a contestar el teléfono tras la jornada laboral, esto incluye los periodos de vacaciones y puede llevarnos a corto o medio plazo a sufrir síndrome de Burnout, estar “quemado” por el trabajo.

Tras unos días de vacaciones por la Semana Santa, muchas personas habrán desconectado, pero ¿hemos desconectado del todo? ¿Hemos realizado alguna gestión laboral que realmente podía esperar? ¿Cuántas veces hemos mirado el móvil “de empresa”? ¿Hemos consultado el correo?

En el caso de los autónomos suelen tener aún más dificultades para desconectar y viven menos situaciones de rechazo por parte del entorno, que son “más comprensivos” y flexibles con su hiperconexión laboral. Al ser su negocio comprendemos que deben estar mucho más pendientes de él pero también es necesario para ellos/as descansar y desconectar para conseguir ser productivos.

Generalmente pensamos que a más horas mejor rendimiento, pero éste baja cuando pasamos mucho tiempo realizando una actividad, cuando avanza el tiempo baja la productividad además repartimos el trabajo en el tiempo que nos ocupa, ya sean 6 horas o 10, alargamos la tarea bajando el rendimiento. ¿Que efectos tiene esto para nuestro bienestar psíquico? Generalmente nos hace sentirnos mal y con la obligación de continuar la jornada fuera del horario laboral para cumplir con las tareas. Algunas claves para conseguir la independencia personal y laboral.

  1. Utiliza horarios de trabajo y respétalos, utiliza las horas de trabajo para trabajar y las horas libres para tu vida personal, mejor no mezclar horarios o los límites resultarán difusos. Parece una obviedad pero es importante evitar llevarte trabajo a casa, si es habitual la sobrecarga de trabajo revisa cómo estás organizando tu tiempo, prioriza las acciones en función de su importancia y su urgencia. Es posible que tu puesto esté sobredimensionado de carga laboral, es decir tienes más trabajo del que puedes realizar con tu jornada, compártelo con tus responsables, organiza y prioriza las tareas que es más importante llevar a cabo. Haciendo más horas solo prolongarás el problema en el tiempo.
  2. Realiza descansos durante la jornada laboral, por ejemplo parar para comer no solo ayuda a recargar energías si no que significa un descanso físico y mental lo que ayuda a centrarse mejor, para mantenerse activo es recomendable hacer comidas ligeras que facilitan la digestión tanto si tenemos un trabajo físico como si es sedentario.
  3. Tener un móvil personal: Es muy frecuente disponer de un smartphone para trabajar, si es así es importante tener otro teléfono para los asuntos personales, puede parecer que tener dos móviles es más caótico, pero nos va a permitir dejar de lado lo laboral siempre que sea necesario, de este modo podemos tener separado física y virtualmente lo personal y lo laboral, esto supone una barrera psicológica importante.
  4. Si dispones de móvil de trabajo u otros dispositivos desconéctalos o guárdalos en un cajón al llegar a casa, evita mirarlo o programa un tiempo, por ejemplo 15 minutos máximo en situaciones puntuales en las que realmente sea necesario.
  5. Afterwork, un concepto cada vez más de moda, salir a tomar algo después del trabajo, muy extendido en ambientes de oficina pero cada vez más frecuente en otros sectores. Es muy interesante aprovechar estos momentos, producen bienestar, especialmente con el buen tiempo ya que ayuda a que aprovechemos más el día y las horas de sol. Es muy frecuente salir con los compañeros de trabajo al compartir horarios y zona de trabajo, es importante no monopolizar la conversación en temas laborales ya que si no el ‘Afterwork’ se convertirá en una extensión del trabajo y no un espacio para desconectar y afianzar las relaciones personales.
  6. Programa actividades después del horario laboral: Ir al gimnasio, al parque, con amigos o a la compra después de trabajar son actividades que te ayudarán a salir del trabajo, desconectar de él y mantenerte activo/a en el plano personal.
  7. ¿Por qué esperar a las vacaciones para pasarlo bien? Programa semanal, quincenal o mensualmente actividades que te permitan disfrutar de la familia o amistades ir al campo a comer, día de películas, el viernes de las cenas temáticas…. Cualquier plan que te propongas, esto te mantendrá activo y conectado a tu vida personal.

En definitiva, ¿cuál es el objetivo del trabajo? Podría ser sostenernos en la vida haciendo algo que nos gusta, aunque esto no se cumple en todos los casos. Cuanto mejor alimentes tu vida personal, menos motivos tendrás para que el área laboral ocupe todo tu tiempo, además de aumentar la motivación, este bienestar repercute directamente en tu rendimiento ya que las horas de trabajo serán más productivas.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas ayuda? Contáctanos.
Más información en www.cspsicologia.es

Raquel González - Directora Grupo Capital

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *