El sándwich mediático: los planos del ‘nuevo régimen’

 GETAFE/El rincón de lector (17/05/2017) – A pesar de no tener constancia de avance alguno, ni siquiera de la existencia de posibles diálogos para resolver los desproporcionados 26 despidos de LYMA, voy a escribir sobre un asunto que lleva también preocupándome desde hace ya mucho tiempo, aunque como es lógico, a un nivel distinto del “drama social” de los despidos.

El asunto en cuestión no es ningún brillante descubrimiento. Más bien es la constatación de una evidencia, que las escuchas del enésimo episodio de corrupción, en esta charca inmunda en la que PP convirtió Madrid, desde que el Tamayazo hizo presidenta a Esperanza Aguirre, ha visto la luz en la denominada Operación Lezo.

Ojiplático me quedé, cuando pillaron con el “carrito del helado” al presidente de La Razón, y hombre fuerte de Atresmedia, confesando en la grabación “la existencia de una operación política contra el PSOE desde La Sexta”.

No podía dar crédito a que tan inmaculado grupo mediático, tuviera intereses en abrir una universidad privada en Madrid, pudiendo dejar en evidencia la inequívoca tendencia izquierdista y de defensa de la educación y la sanidad pública.

No podía ser cierto, que el susodicho Mauricio Casals, manifestara en las grabaciones, para hacer ver a su interlocutor que Podemos no se iba a hace eco de ninguna denuncia que afectara a los propietarios de la cadena a la que tanto deben, que “lo que pasa es que la trenza es complicada porque el sándwich al PSOE con La Sexta funciona de cine y por ahí no vas a obtener denuncias”. Se refería a que su interlocutor quería que se hiciese público el interés  de Planeta en verse favorecido con una universidad privada, para que fuese denunciado por Podemos y reventárselo si no atendían a sus urgencias, que finalmente le llevaron a la cárcel, junto a Ignacio González.

Pues bien, con la corrupción a una velocidad de crucero, con la que tardar  cinco minutos en comentar el último descubrimiento, (seguramente más nauseabundo que el anterior), es quedarse obsoleto, los que realmente mandan y que además no se someten a ningún tipo de elección popular, (ya sea presencial o telemática), tienen perfectamente definida su hoja de ruta, para consolidar durante mucho tiempo un modelo social, político, económico y cultural putrefacto, al servicio de las élites económicas.

El “sándwich que funciona de cine”, como dice uno de los “jefazos” de Ferreras o Wyoming, consistiría en, una vez eliminada IU, debilitamiento del PSOE fortaleciendo a Podemos, que como encuesta tras encuesta viene demostrándose, tiene un crecimiento tasado y limitado, se podrían garantizar 25-30 años de gobiernos ininterrumpidos de la derecha, en los que Ciudadanos jugarían el papel de “asistentes sanitarios”, según demandase lo enfangado que este el PP en cada momento.

Y efectivamente, parece que los planes no le salen mal a la derecha mediática. La última encuesta del CIS, o la última de Público son esclarecedoras: el PP flota en la “mierda”, (con perdón), y las bajadas que sufre son compensadas por los incrementos de Ciudadanos, mientras Podemos considera como objetivo prioritario el “sorpasso” al PSOE.

La lamentable conclusión es que mientras siguen los recortes castigando a la mayoría social trabajadora, mientras el empobrecimiento y la precariedad es cada vez más generalizado, o mientras la desigualdad es cada día más insoportable, la corrupción seguirá campando por sus respetos, porque es la consecuencia lógica del sistema, que intentan seguir apuntalando desde grupos mediáticos como Atresmedia, que sin problema alguno, seguirán haciendo “tráfico de honestidades”, y dando la visibilidad necesaria a las “indignaciones populares”, que a falta de articulación y proyecto, seguirán siendo la “otra pata necesaria” del banco del “nuevo régimen”.

Lo que viene a ser “periodismo en estado puro”.

Redacción Getafe Capital