Guía (humorística) para las vacaciones

GETAFE/La piedra de Sísifo (31/07/2017) – Llega el mes de agosto y, con las excepciones que corresponda, la mayoría de la población coge (a veces, incluso, disfruta) las preciadas vacaciones veraniegas. Dentro de esa mayoría, otra mayoría se decide por pasar esos días en compañía de millones de personas con la pretensión de descansar y recargar las pilas en destinos al borde del mar. He aquí algunos aspectos que debería tener en cuenta para sacarle el máximo partido a estos días de asueto en la playa y aledaños:

1.- Operación salida/retorno:

Quedada descomunal en la que varios millones de vehículos coinciden el mismo día, a la misma hora en la misma vía. Si repites destino vacacional, podrás saludar a los habituales de otros años, hacer amigos, llevar un seguimiento del crecimiento de sus vástagos e intercambiar consejos, recetas y trucos que harán más agradable tu estancia en tu lugar de descanso.

2.- Morfología:

La playa es el punto litoral en el que el mar y la tierra se conectan e interactúan con suavidad. Se compone, fundamentalmente, de dos partes bien diferenciadas; el agua (lo que moja) y la arena (lo que ensucia y a veces quema).  El agua es de natural caprichoso, va y viene a voluntad (el fenómeno conocido como olas) y tiene tendencia a variar sus límites con la insana intención de empaparte la toalla (el fenómeno conocido como mareas), sabe salada y alberga muchos sólidos flotantes a esquivar que convierten el momento del baño en una experiencia apasionante.  La arena es ese suelo irregular que está bajo la alfombra de toallas, chanclas, neveras, sombrillas y guiris en estado de semicombustión. En las horas centrales del día alcanza temperaturas magmáticas y tiende a adherirse con saña a los pliegues escrotales, espacio periclitoreideo o hueco internalgar.

3.- Habitantes imprescindibles: 

La playa aparenta hospitalidad pero es un territorio hostil y sólo los mejor adaptados sobreviven sin mayores contratiempos:

Los abuelos: Especímenes multitarea que, en su afán por ser útiles, representan un lastre insostenible para la creación de empleo. Su actividad playera se desarrolla con las primeras luces del día, que aprovechan para elegir los mejores lugares de la playa y, tabla de mareas en mano, elegir el lugar ideal para plantar el campamento, compuesto de sombrillas (entre una y cinco) y toallas y tumbonas en proporción con las sombrillas. Tienen una relación de amor-odio con los sufridos trabajadores que limpian la arena de botellones nocturnos y otras lindezas depositadas por el mar.

Los caminantes blancos: Proliferan los 1 y 15 de cada mes, deambulan por el borde del agua distraídamente y no pueden ocultar su reciente llegada a la costa, en cuanto se despojan de la camiseta todo el mundo a su alrededor se calzará las gafas de sol o someterá sus retinas a un riesgo tan cierto como innecesario. En pocos días, según su tono natural de piel, mutarán en carabinero ruborizado, doradito pollo asado o negro tizón.

El (la) guiri: Individuos con poco amor a la vida que exponen su piel lechosa a los rigores solares sin más protección que las miradas aterradas de sus vecinos de toalla. Visten camisetas alusivas al lugar, pantalones multibolsillos y chanclas con calcetines oscuros.  Muy vergonzosos y discretos por naturaleza, pierden todo pudor tras la duodécima cerveza y/o sangría.

4.- Chiringuitos:

Mejor exponente del fracaso estrepitoso de la política penitenciaria española. Asesinos en serie en los fogones, perpetrando infectos simulacros de paella; traficantes de sustancias no aptas para la salud tras la barra y amigos de lo ajeno en el servicio de terraza, componen estas bandas organizadas que, si tuvieran reflejo en el PIB, representarían un par de dígitos sin despeinarse. También los hay honrados, se les distingue fácilmente porque la gente desconfía de sus precios normales y no se acerca.

5.- El señor del acordeón:

Igual que te digo una cosa te digo la otra; si el concepto de reinserción de la política penitenciaria es un fracaso, el de integración de los discapacitados auditivos es un éxito. Les procuran un acordeón, un plano de la ciudad y les mandan a practicar. Pasan la mañana torturando sin piedad a los inocentes turistas con una selección (apenas reconocible) de los mayores éxitos de la música de los años 60. Aquí nos asalta una duda (el del acordeón también nos asalta, ojo) ¿Me hago el loco y no le doy un céntimo, para que se calle, por mucho que insista o de doy unas monedas, él me coge la matrícula y vuelve cada día a por su subvención? Por cierto, son los mismos que, en turno de tarde/noche, se trabajan las terrazas de cafeterías y restaurantes.

6.- Fauna:

La latitud donde te encuentres determina con qué animalitos te vas a encontrar pero, no importa, la ecuación mantiene unas constantes.

Perros: Me encantan los perros pero detesto profundamente a sus dueños. Acuden en las horas de máxima afluencia y sueltan al animal, con los riesgos que conlleva: Si es un caniche, de morir aplastado; si es un mastín, de devorar al abuelo que, inevitablemente, le echará la bronca como si le entendiera. El animalito, acalorado perdido se mete al agua a refrescarse, juguetea con las olas, rescata a alguna señora oronda a la que una ola traidora ha hecho la croqueta y observa con curiosidad mientras un amable policía municipal multa a su dueño. Ya que lo han multado por existir, suelta un regalo con apariencia, textura y olor a mierda y se va de la playa con la satisfacción del deber cumplido.

Medusas: Animal tan deficitario de inteligencia como sobrado de mala hostia. Flota por la superficie como si fuera un inofensivo residuo casi transparente y, sin mediar provocación, lanza un latigazo con un tentáculo urticante de varios metros, que deja escocido para tres meses al pobre inocente al que le toque en suerte. Así, porque ella lo vale.

Pez Cabracho: Frecuente en las playas del norte, tiene la fea costumbre de enterrarse en la arena y echarse a dormir. Cuando baje la marea, cualquier paseante desavisado descubrirá con infinito dolor sus afiladas espinas dorsales, repletas de veneno, que te dejarán la pierna como una bombona de butano en cuanto a tamaño, color e inflamabilidad.

Mirón de playa: Espécimen distinguible a kilómetros, se dedica a babear copiosamente mientras dirige su mirada rijosa a cualquier mujer, de cualquier edad o condición, que practica el topless o nudismo. Va armado de un smartphone con el que, con aparente disimulo, hace fotografías a sus víctimas y que suele, como su dueño, terminar estampado contra el suelo.

7.- Meteorología: 

Hagamos un poco el cuñado, que nunca viene mal: El Hombre del Tiempo (que casi siempre es mujer, por cierto) no tiene ni puta idea.  Si pronostica lluvia, hará calor; si pronostica fresco, hará calor y si pronostica calor, hará mucho calor. Este dogma es aplicable también a las playas del norte y su leyenda negra.  El factor con el que nadie cuenta, y que más jode, es el viento.  No peques de optimismo al plantar elementos playeros susceptibles de salir volando, si el viento es capaz de desplazar a buena velocidad un velero de cuatro palos, no descartes tener que ir a buscar la sombrilla a Ciudad Real.

8.- Niños: 

Decía un ilustre filósofo que había que tener cariño a los niños, al fin y al cabo, casi son seres humanos. Pues eso, casi. En la playa hay que tener presentes varias verdades incontrovertibles: Si puede hacer el cafre, hará el cafre y, si van en manada, añorarás una invasión de hormigas rojas.  Se perderá, tan seguro como que amanece cada día; las tobilleras dotadas de GPS son algo caras pero útiles, aunque la criatura desaparezca de tu vista lo tendrás siempre perfectamente localizado, déjale que se asuste un rato, verás que suave regresa. Mucho ojo si te gusta correr por la playa, estos cabrones la gozan haciendo agujeros que luego disimulan con eficacia y cuando tu tobillo cruja en una de estas trampas, sabrás que tus vacaciones han terminado. Alguna madre sonríe por lo bajini al leer esas líneas “mi hija no hace esas cosas”, desengáñese, señora, las niñas tienen, como mínimo, la misma capacidad de hacer daño que los niños, si acaso, son más taimadas y lo disimulan mejor.

Tener en consideración estos aspectos no garantiza nada pero, al menos, habrás estado entretenido entre cerveza y cerveza, identificando, matizando, corrigiendo o comprobando dada uno de los 8 item aquí expresados.

Felices vacaciones, nos leemos en septiembre.

2 Comments

  1. jose valentin ramirez

    1 agosto, 2017 at 17:59

    que pena las vacaciones de GC. Tu excelente articulo bien hubiera merecido una segunda parte urbana.. los que nos quedamos… sugerencia para el año que viene ..si dios quiere …

  2. Sísifo

    1 agosto, 2017 at 22:25

    Gracias, José Valentín. Si tengo un rato, escribiré algo sobre las vacaciones urbanas, el “efecto Rodríguez” o las NO vacaciones. Ya veré cómo publicarlo.
    Un abrazo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *