La forma de tu cara también importa

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

GETAFE/Look total (21/07/2017) – Elegir unas gafas puede ser una tarea difícil: la forma, el color, el tamaño… ¡Hay mucho en lo que pensar! Con un poco de tiempo y teniendo algunas cosas en cuenta, como los rasgos de tu cara, el color de tus ojos, tus prendas de moda y tus looks preferidos, seguro que das con tu modelo adecuado. Aunque no hay ninguna regla matemática que nos diga cuales son las gafas perfectas, si hay algunos trucos para cuando te decidas a comprar, eso sí… ¿si hay unas gafas que no te sientan bien y te enamoraron desde el principio? ¡Adelante! Tu personalidad es lo principal y ya sabes lo que dicen: ¡las normas están para romperlas y los trucos para saltárselos! 😉

Si eres de cara redonda (rostro circular, más ancho que largo y sin ángulos prominentes), apuesta por las gafas de líneas rectas, es decir con monturas que tiendan al cuadrado o al rectángulo; si tu rostro es más pequeño, te sentarán mejor las rectangulares, pero si por lo contrario es más grande (tienes mayor distancia entre ojos, nariz y boca), mejor serán las de forma cuadrada, ya que conseguirás disimular esos espacios rellenándolos con las gafas. Utiliza las gafas como arma para estilizarla y afilarla.

Si eres de cara con forma de corazón (frente y ojos anchos y barbilla y boca estrechas) las gafas con forma redonda y a ser posible con un toque anguloso en la parte superior serán tus aliadas, como por ejemplo las eyecat típicas de las divas de los años 50 o las de aviador. Si quieres potenciar tu forma, debes ensanchar la sien y afilar la parte inferior, pero si lo que deseas es todo lo contrario no elijas modelos que sobresalgan más allá de la sien para que tus líneas faciales se equilibren.

Para los rostros angulosos o mandíbulas marcadas (cuadradas) es necesario alargarla y relajar los rasgos por ello las gafas redondeadas armonizarán tu cara. Son recomendables las monturas más anchas que el rostro, ya que consiguen afinarlo ligeramente. Debes huir de los ángulos.

Por último, si tienes la cara ovalada estás de suerte, ¡enhorabuena!, tienes la forma ideal, te sentarán bien la mayoría de las gafas, solo tendrás que tener en cuenta los colores. La pregunta sería en este caso qué gafas NO usar.

Para los colores….El más difícil de todos es el blanco, lo sé, son preciosas pero llevarlas te resultará más aburrido y si son de ver para la noche no lucirás igual de bien.

Los colores oscuros como el negro o el azul Klein sientan bien a todo el mundo y son al mismo tiempo sobrias y elegantes, podrían formar parte como prenda imprescindible de tu fondo de armario.

Si tus ojos son claros, las monturas semitransparentes o tonos similares a tus ojos: verdes, azules, turquesas…Y si encima presumes de melena castaña o rubia serán perfectas. Las chicas morenas y de ojos oscuros, además del negro su mejor opción es optar por el burgundy que aunque para muchas sería demasiado atrevido siempre será una muy buena opción.

Trucos del almendruco:

  • Pruébate las gafas con el pelo suelto y el pelo recogido, así verás el efecto y tus rasgos con ambos peinados.
  • Mejor con la cara lavada o por lo menos un maquillaje muy natural para empezar y cuando estés indecisa entre un par de modelos dale un toque de color a tus labios.
  • Piensa en tu armario y como vistes más a menudo. Las gafas son un accesorio más de tus looks por lo que deben ir en consonancia con tu outfit, ya sea para trabajo o para salir.

Ya estás preparada para una jornada de compras de gafas y aprovechar las rebajas….¡hasta pronto!

[Y siempre, siempre…diviértete combinando]

 “Más es más y menos es aburrido”

Redacción Getafe Capital

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *