Reglamento de participación, una historia de amor… de telenovela

GETAFE/Palabra de concejal (17/07/2017) – Transcurridos varios meses desde que el Gobierno municipal presentara un primer borrador a los grupos municipales, el Reglamento de Participación Ciudadana pasó el trámite de aprobación inicial en el Pleno de octubre de 2016 con el voto a favor de los grupos municipales del Partido Socialista, Izquierda Unida/Los Verdes Comunidad de Madrid, Ahora Getafe y Ciudadanos, y con el único voto en contra de los concejales del Partido Popular, que ya habían mostrado con los hechos durante su etapa de Gobierno municipal que desprecian cualquier tipo de participación de los vecinos de Getafe en la actividad de su Ayuntamiento.

Desde el grupo municipal de Ciudadanos ya manifestamos que este Reglamento no reflejaba nuestro modelo de participación ciudadana pero que, en cualquier caso, mejoraba al anterior en lo relativo a las garantías y estabilidad del trabajo realizado por las diferentes asociaciones que operan en nuestro municipio, y cuya labor reconocemos y apoyamos.

Pasado el plazo de exposición pública y alegaciones, el pasado 5 de abril el Reglamento volvió al Pleno para su aprobación definitiva, pero en esta ocasión Ahora Getafe y Partido Popular unieron sus fuerzas, como viene siendo habitual, y votaron en contra del reglamento, lo que supuso un mazazo para el tejido asociativo de nuestro municipio, ya que se encuentran nuevamente en el estado de precariedad e indefinición al que estaban sometidos por el anterior reglamento.

La presión de las asociaciones ante el bloqueo de la situación culminó en una asamblea en el Centro Cívico Juan de la Cierva, donde el partido socialista y Ahora Getafe escenificaron su enfrentamiento y midieron sus fuerzas, utilizando políticamente a las asociaciones presentes en la asamblea y el propio Reglamento.

Para continuar el proceso se puso en marcha un grupo de trabajo y ¡oh, sorpresa!, de forma repentina e inesperada el Gobierno socialista y Ahora Getafe entraron en un estado de enamoramiento mutuo más propio de un episodio de telenovela.

He asistido atónita y fascinada a la desaparición súbita, por parte del Gobierno municipal, de cualquier tipo de criterio propio en relación al Reglamento de participación para satisfacer, una por una y en su totalidad, las alegaciones de Ahora Getafe que, apenas una semanas antes, eran inviables, técnica o jurídicamente, inadmisibles o irrelevantes; hecho que los representantes de Ahora Getafe, como es lógico, aprovecharon en lo posible, añadiendo nuevas condiciones, y gozando así de un privilegio del que no dispusimos el resto de grupos políticos, ni las asociaciones y los vecinos de Getafe.

Desde luego, los miembros del Partido Socialista y de Podemos tienen un concepto muy particular de lo que significa una negociación. Cuando se enfrentan a la necesidad de llegar a un consenso, o bien no se sientan para intentarlo, o si alguno de ellos se considera en posición de fuerza impone sus condiciones y pone fin de la negociación, como ha hecho en este caso Ahora Getafe con el Gobierno, que sorprendentemente, acata y asume ante el desgaste político que podría suponerles la no aprobación del Reglamento que con las condiciones impuestas por Ahora Getafe ha empeorado manifiestamente.

Por citar solo algunas, hay que destacar que las asambleas de vecinos reguladas en el reglamento se han convertido en una reproducción de los círculos de Podemos, con los recursos y el soporte institucional del Ayuntamiento. Pasarán a estar manejadas por un “moderador”, negando la autoridad legítima del concejal delegado de barrio obtenida en las urnas, con el respaldo de los vecinos de Getafe que emitieron su voto, negándole hasta la posibilidad de hablar e informar libremente a esos mismos vecinos sobre los problemas de su barrio.

Podríamos calificar de cómica la discusión que surgió en el grupo de trabajo en relación a las funciones del concejal delegado de barrio en las asambleas, ya que ante la negativa de Ahora Getafe a admitir el término “dirigir”, y tras su reiterada oposición a admitir ningún término que pudiera reconocer algún tipo de autoridad, a pesar de que recordemos que esta fue adquirida democráticamente en las urnas, y para satisfacer a Ahora Getafe; se llega a la conclusión que la función del concejal delegado en su condición de presidente es simplemente… “presidir”.

Aunque estos y otros muchos contenidos del Reglamento de Participación nos parecen propios de una visión de la participación ciudadana que solo existe en la imaginación de Podemos y su entorno más cercano, votaremos favorablemente en el Pleno para su aprobación, y lo haremos fundamentalmente porque aunque no nos guste el reglamento en gran parte de sus contenidos, y no responda a nuestro modelo de participación ciudadana, es mejor que el ahora vigente y da a las asociaciones de nuestro municipio un marco más estable y favorable para el desarrollo de su importante actividad.

Es el compromiso que hemos adquirido con las asociaciones en este sentido y, por supuesto, lo vamos a cumplir, pero no por ello vamos a renunciar a intentar cambiarlo para mejorarlo si, como se ha comprometido la alcaldesa, se va a constituir un grupo o comisión de trabajo del reglamento para hacer seguimiento de su implantación y desarrollo, que falta le va a hacer.

Redacción Getafe Capital

1 Comment

  1. jose valentin ramirez

    17 julio, 2017 at 10:43

    Ya me había comentado un amigo, que para llegar al consenso, “se había aceptado pulpo como animal de compañía”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *