Dos presidentes en apuros

GETAFE/Tribuna con acento (25/10/2017) – Parece un sainete. La guerra de Gila. Puigdemont, declara la independencia y la suspende. Y la firma, pero fuera del Parlament. Rajoy le pregunta si la ha declarado o no, en una carta que parece escrita por una analfabeto LOGSE. ¿Oiga, es el enemigo..? ¿qué si van a atacar? Y la respuesta de risa. Que  tenemos que hablar Mariano. Y el otro responde: “Como no dices que no, pues es que sí”. Al Senado vas.

 Sería para tomárselo a risa si no fuera porque ya han empezado a detener gente por poner urnas. Y a apalear de una manera inmisericorde a los que quieren votar pacíficamente.

No quiero ser equidistante, aunque esté en desacuerdo con los dos. El mas peligroso es sin duda Rajoy. Es el mas independentista.

Y ¿ahora que va a suceder?

Está claro que Rajoy busca, más que la represión, la rendición de Puigdemont. Sabe que la intervención tiene grandes riesgos. Todo esto le desvía de sus obligaciones de hacer recortes. Que la UE les está metiendo prisa. ¿Como se va a meter con las pensiones con este fregao?

Y Puigdemont no puede ir para atrás porque ya ha ido demasiado lejos… los nacionalistas no saben en qué va a acabar esto. En vez de pedir apoyo de los pueblos y trabajadores del resto del país, se dedica a suplicar a la UE. Pero la respuesta de la gente ha sido tan grande que ahora no van a retroceder. Al menos fácilmente.

Los constitucionalistas, como se autodenominan los que se cargan la autonomía y su gobierno, dicen que todo se arregla aplicando el 155 y convocando elecciones. Porque las del 2015 no deben valer.

¿Y el 155 donde lleva?

Si ganan  los nacionalistas esas nuevas elecciones, ¿se aplicará otra vez el 155? Vamos a ver; en las elecciones de 2015 los “constitucionalistas” sacaron 52 escaños. De 135         que hay en la cámara. La subida para sacar una mayoría tiene que ser espectacular. Y parece que la cosa no va a cambiar. A pesar de hacerse con TV3, para que dejen de manipularla los nacionalista catalanes y pasen a manipularla los nacionalistas españoles. Siempre se pueden anular las candidaturas independentistas, como se hizo en su día con los vascos. Pero en cualquier caso ni habrá salida, ni habrá estabilidad, ni fraternidad. Y elpapelón mas negativo es el del  PSOE, que había logrado hacerse un sitio con el No es No y la victoria de Pedro Sánchez  contra la vieja guardia de su partido. Un PSOE que no gane en el País Vasco y Cataluña nunca va a gobernar España. Y en Cataluña va a sufrir un desgaste en sus ya disminuidas filas. Ya la alcaldesa de Santa Coloma acaba de firmar una carta contra el 155, con otros regidores socialistas y se ha dado de baja de la ejecutiva del PSOE. Y lo que pierda el PSOE en Cataluña lo van a ganar en otras zonas, en base a un discurso anti catalán, los mas consecuentemente de derechas. No el PSOE. Van a pasar de competir con Podemos a competir con Ciudadanos. Un desastre.

Y ¿donde lleva la propuesta de Puigdemont?

Seamos claros. No habrá estado independiente.

No se trata de ser muy listo. Pero para que un país o una región se independice y se cree un estado hay solo dos formas. O por las buenas, es decir con un acuerdo. Y esa vía parece como mínimo inmadura. O la otra posibilidad es por las malas. O sea irse y crear un nuevo estado, quieran o no los españoles.Para ello hace falta tener un control sobre su territorio que no tienen ni de lejos. Le haría falta algo mas que el 50% de la población. No olvidemos que hay mas gente por el derecho a la autodeterminación pero no por la independencia

No tienen el apoyo de las fuerzas armadas ni de la guardia civil ni de la policía. Es más de los mossos, solo una parte. Ni de la UE. Porque la Unión Europea está por quitarle la soberanía a los estados actuales y no por dar soberanía a nuevos estados. ¿Independencia sin soberanía? La única salida es buscar la alianza de trabajadores y pueblos para un proyecto democrático común, fraterno y solidario. Porque ese apoyo no lo tiene de la supuesta burguesía catalana que siempre ha sido de derechas, católica y franquista. En el 36 se fueron con Franco y hoy con el heredero. Y si no tienes el apoyo de tu población, ni el de las fuerzas armadas, ni el de los empresarios… ¿cómo vas a hacer?

Declarar la independencia sería decir que a partir de ahora hay fronteras, controles de aduanas, se deja de enviar fondos al Estado, se cobran todos los impuestos, se controlan las fuerzas armadas… eso es declarar la independencia. Firmar un papel solo tiene un efecto propagandístico. Un Estado se escinde como ha hecho Crimea. Con el apoyo del 90% de  la población y de la flota rusa del mar Negro.

¿Entonces por qué tanto ruido?

Realmente es porque el régimen del 78 no tiene ningún rasgo de democracia. No ha sido capaz de hacer otra cosa que rechazar cualquier aspiración de los catalanes. Lo vimos con el estatuto rechazado por el Constitucional a petición del PP.  ¿Qué valor tiene una declaración de independencia sin efectos prácticos? Está claro que Puigdemont espera la reacción del estado como un escape del callejón sin salida en que se ha metido y ha metido al pueblo de Cataluña. A los que les dijo que iba  a declarar la independencia les dijo luego que la aplazaba. Qué cara se le quedó a la gente. No tiene otra salida. Ni mediación ni nada. Otras elecciones es volver a lo mismo, o peor.

La crisis del régimen del 78

La crisis del régimen se puede apreciar en multitud de hechos que se han producido estos días. Para empezar, la intervención del rey. Con gran contundencia, que echamos de menos al hablar de su familia ladrona, le hemos visto llamar a la aplicación del 155, restaurar la democracia dijo, llegando mas lejos que nunca llegó su padre. Una de las patas del régimen, el consenso, desmoronado. El rey reina y gobierna. Y manda.

La otra pata que se le cae a este régimen es el de los nacionalistas. Necesarios para el pacto constitucional hoy son enemigos acérrimos y ni siquiera los acuerdos con el PNV para presupuestos, a base de darle dinero, se van a reeditar.

El PP como partido condenado por ladrón, aparece no como un partido de centro sino como partido golpista, digno heredero del franquismo. Hasta sus elementos mas moderados, sobre los que pretendía cambiar su imagen, han hecho unas declaraciones que en otros países les llevarían a la cárcel. Mostrando a Puigdemont el camino de Companys.

La justica, que recordemos nunca fue depurada, y que se benefició del pacto de la amnistía, aparece como instrumento del gobierno. La rapidez de su actuación ha llegado a niveles de que se han reunido para impugnar..” lo que se aprobaseesta tarde en el Parlament”. Si ya había quedado claro su parcialidad en la actuación del fiscal para salvar a la hermana del rey, ahora queda claro que con este aparato judicial no hay garantías democráticas en nuestro país.

Y la nueva formación política morada a pesar de sus ambigüedades con el tema nacional, como con otros, se ha situado en el terreno democrático y por lo tanto tampoco ha conseguido el PP unirles al bloque constitucional.

¿Hay alguna salida?

Solo una: la democracia. La gente, algunos, se asustan de que por qué se va a preguntar. ¿Qué pasa si los catalanes dicen que se van o qué va a pasar si otros quieren decir su opinión? Algunos dicen que se puede ser independentista dentro de la constitución. Ja ja y ja. En el 78 se votó la Constitución con un chantaje: o estabas de acuerdo con la constitución reaccionaria y monárquica o estabas de acuerdo con Franco. Y además tenías que tragarte la amnistías para ladrones, torturadores y asesinos. Ni un policía ni un juez, ni un empresario pagó por los 40 años de robos y crímenes. Y ahora se nos dice que es la Constitución de todos los españoles. Como señala un articulista de Newsweek hoy la única solución a una España unida pasa por la abdicación del monarca y la proclamación de la República

La única solución es la democracia. El único régimen que puede asegurar la fraternidad es la república. La ruptura que pedimos muchos al final del franquismo, y que se frustró por la capitulación de muchos dirigentes de izquierdas. Y mientras tanto pedir la libertad de los detenidos y la no aplicación del 155.

Redacción Getafe Capital

7 Comments

  1. Proscojoncio del huevo de Wilfredo

    26 octubre, 2017 at 20:16

    No se entiende ni usted, estará en las confluencias intelectuales de parranda saca el güisqui cheli.
    Y al autor, no hay de que.
    Le agradezco yo a usted que me muestre la caspa carpetovetónica de hoz y martillo que sigue habitando el siglo XXI. Para salir corriendo en dirección contraria, claro.

  2. jesus bejar

    26 octubre, 2017 at 20:07

    gracias por los comentarios Gorgonio,.. Y a ti Cojoncio también quiero agradecerte tus amables y equilibrados comentarios tan constructivos. Seguro que eres una persona acorde con el sobrenombre que llevas. gracias de corazón

    • Gorgonio IV

      26 octubre, 2017 at 21:15

      ¡Hombre, don Béjar, le pido que modere su lenguaje, porque no me parece acertado llamar Cojoncio, así, a las bravas y en público, como usted llama, a este señor, que bastante tendrá con el nombrecito en cuestión! ¡Ay!, que ya me lo estoy imaginando de pequeño: Cojoncito por acá, cojoncito por allá… ¡Vamos, que manda c….!

  3. Prsocojoncio I el velloso

    26 octubre, 2017 at 11:20

    No se ha visto mayor sucesión de futilidades, palabras vacías, brindis al sol y estupides de toda corte y condición que en este artículo de adolescente onanista, que cree que los Reyes Magos son los padres. El drama es que calzará ya casi la jubilación.
    No hay mayor democracia que el respeto a la Ley, esa que consensuaron los españoles hace 40 años. También, abrumadoramente, los catalanes. La Ley se cambia, no se rompe. Los totalitarios, se llamen Tejero o Puigdemont, voten a Falange o al PCE, proclaman las democracia del Pueblo. Las de inicialmente las sonrisas y posteriormente de las balas.
    Que sopor de gente.

    • Gorgonio IV

      26 octubre, 2017 at 12:03

      Impresionado estoy por su análisis, y más aún por sus conclusiones. No se había visto nada igual desde que en Sálvame, dicen, una tal Belén Esteban dijo, por enésima vez y en menos de 5 minutos “¿me entiendes?”. Pues eso: que no.

  4. Gorgonio IV

    26 octubre, 2017 at 9:14

    Interesante y esclarecedor artículo de Jesús Béjar. Efectivamente, no hay que olvidar que el meollo del asunto, Govern y Gobierno aparte, está en los cientos de miles de catalanes, millones, que, nos guste o no, no se sienten parte de España. Esta realidad, tozuda como todas las realidades, no desaparecerá por muchos 155, por mucha represión, por mucha alfombra roja que el Estado esté poniendo de forma vergonzosa a las empresas que quieran abandonar Cataluña. y por mucha intervención que se apliquen. Seguirá estando ahí. Y subiendo. Y, más pronto o más tarde, tendremos que afrontar esta cuestión de frente. Nos guste o no nos guste.

  5. jose valentin ramirez

    25 octubre, 2017 at 21:59

    Análisis perfecto, Jesús