Emancipémonos todas

GETAFE/Akelarre (01/12/2017) – Si el último Akelarre terminó llamando a la movilización frente al Ministerio de Justicia por el juicio de “La Manada” y la movilización del 25N, el de hoy tiene que comenzar dando las gracias a todas las que habéis hecho de estas semanas una demostración de la fuerza de la lucha de las mujeres.

¿Recordáis el “no sé qué” del 8 de marzo de este año? Volví a sentirlo otra vez en las dos últimas movilizaciones convocadas por el movimiento feminista. Muy ciega hay que estar para no ver que ese “no sé qué” está cogiendo fuerza y se está convirtiendo en un movimiento emancipador que puede poner en un aprieto al sistema patriarcal y al sistema económico.

La fuerza de este movimiento transformador se basa en la defensa de nuestras vidas, no solo entre la dicotomía vida/muerte, sino en tener unas vidas autónomas, plenas, libres y seguras.  Cosas que en este sistema tal y como está no se puede garantizar.

El feminismo está poniendo con su potente poder de movilización en entredicho la neutralidad de la justicia. El juicio de “La Manada” o el caso de Juana Rivas han sido casos mediáticos que muestran. El hecho de señalar, denunciar y además movilizarse desenmascara la justicia, que no, no es neutral y también está (como todo) creada desde el patriarcado y para el patriarcado.

Cuando repetimos “no me compres”, “no me alquiles”, ponemos límites al “todo se puede comprar capitalista. Si lo deseas, cómpralo. Con la defensa de la vida (digna), con la puesta en valor de los cuidados y con las reivindicaciones laborales, deja claro que este sistema es antivida. El sistema nos necesita explotadas y pisoteadas para que pocos tengan mucho y muchas tengan poco.

Pero no solo eso, en nuestra faceta de “consumidoras”, también salimos perdiendo. ¿Conocéis la tasa rosa? ¿Os habéis fijado que no solamente es que cobremos menos si no que además pagamos más a la hora de comprar?

Los productos “para mujeres” son más caros, el gasto en la tintorería también, la peluquería o las propias cuchillas de afeitar. “El rosa” amigas, no es sólo un color que nos ponen de pequeñas, es un peso que llevamos toda la vida. (Recomiendo ejemplo práctico, salgamos a la calle y comparemos) Por no hablar, del famoso IVA del 10% en nuestro país a compresas y tampones, parece que para quienes gobiernan no son considerados bienes de primera necesidad. Sin el feminismo, estas “pequeñas cosas” seguirían viéndose normal y no se habría conseguido como ha ocurrido en Canarias la exención del Impuesto General Indirecto Canario.

Para crear un nuevo país necesitamos  feminismos, un país para mujeres se traerá con una revolución que de un giro de 180 grados que ponga patas arriba toda la estructura política, social, jurídica y económica. Un país donde no haya ni dioses,reyes ni tribunos. Hermanas, debemos agarrarnos de las manos y decir que juntas somos capaces de construirlo. Caminemos juntas hacia la huelga feminista laboral, educativa, de cuidados y de consumo de 8 de marzo.

Viendo la vida en rojo y morado, militante del PCE y de IU



5 Comments

  1. Teresa

    4 diciembre, 2017 at 1:01

    Señor anónimo. Por qué le es tan difícil de entender que, salvo contadas excepciones, somos las mujeres quienes sufrimos la desigualdad, la desprotección, la desidia de la sociedad y de las instituciones…
    Se condiciona a una adolescente a no poder acceder a un módulo de electromecanica pero si a otro de peluquería y estética. Se nos condiciona a medias jornadas para poder atender al cuidado de los hij@s, de los mayores (menores ingresos, dependencia económica)…Se condiciona nuestra decisión de tener hij@s (si piensas ser madre no hay contrato), de no tenerlos (sin instinto maternal? pufff), de abortar (ni te lo cuento)….Se condiciona nuestro aspecto (divinas siempre). Se cuestiona nuestras capacidades, nuestros conocimientos, nuestra opinión, nuestra destreza, nuestra “pureza”….
    Si soy rubia, soy tonta. Si soy cortante, soy una malfollada. Si estallo, es que estoy con la regla. Dependiendo de mi aspecto soy mojigata, marimacho, guarra, puta…
    No veo en este artículo odio hacia los hombres. Veo rabia porque después de todo se nos intenta ofender llamándonos feminazis cuando nos revelamos.
    Leer su comentario me da otra razón para seguir luchando.
    GRACIAS YOL.

    • Anónimo

      6 diciembre, 2017 at 20:22

      Gracias,señora.El hecho de contestar y dar su opinión, la honra y habla bien de usted. Me parece de justicia que quieran igualdad y luchen por sus derechos. Pues ninguna persona es menos que otra, y muchísimo menos por su sexo o por su raza. Una de las mayores vergüenzas de la humanidad fue esclavizar,vulnerando sus derechos fundamentales, a las personas de raza negra, simplemente por el color de su piel. Se supone que la humanidad va evolucionando en sensibilidad para con los derechos humanos y la igualdad. Creo que en la España de hoy ninguna mujer,o la mujer en general, es discriminada por razón de su sexo, ni mucho menos víctima de estereotipos machistas heteropatriarcales. La mujer es libre para hacer absolutamente lo que quiera con su vida, su cuerpo, su mente,como debe ser, y si queda algún primate humano que no lo vea así ,no tiene absolutamente ningún poder para para influir en que esto no sea así y se dará de bruces contra su necedad. Cualquier persona hombre o mujer luchará con usted por la igualdad. Pero no se puede construir igualdad vulnerando los derechos fundamentales de los demás, y pedir además el apoyo de quienes vulneramos sus derechos. la Ley de Violencia de Género y el reciente pacto de Estado vulnera los derechos humanos fundamentales de los hombres a quienes ni siquiera se les tiene en cuenta, sino que realmente son tratados peor que perros sarnosos e indignos que en absoluto importan. Y esta realidad la descubren muchos hombres durante un proceso de separación, en el cual la mujer solo con decir violencia de género o maltrato psicológico pone absolutamente todo a su favor con gratuidad para todo y por todo y un montón de abogadas gratis y que incluso se le obliga a denunciar y que no pueda retirar la denuncia, da lo mismo si es el hombre quién es la víctima de violencia psicológica, o incluso en algunos casos hasta física, porque este hombre para la ley no existe, ni tiene la más mínima ayuda del Estado, sino que es todo el Estado contra el, y habrá de pagarse absolutamente todo si quiere intentar demostrar su inocencia,si es que le dejan, en cientos de tribunales “especializados” para mujeres, dónde adquiere presunción de culpabilidad y la palabra de la mujer presunción de veracidad. las mujeres no representan ni muchísimo menos ningún sexo débil,y si quieren igualdad de verdad, si es que ya no la tienen, no pueden hacerlo robando los derechos fundamentales de los hombres. Esto no es igualdad, es perseguir por género, raza o religión como hizo el partido nazi. Igualdad es una ley donde quepan todos, y dónde todos cuando cometan delitos sean juzgados por los mismos tribunales sin ninguna especialización más que en la búsqueda de la verdad de cada caso. se deben contabilizar igualmente los casos de violencia con resultado de muerte tanto en hombres como en mujeres. Cuándo muere un hombre ni se publica ni se contabiliza ni se condena, no sabemos cuántos casos van porque no se contabilizan. Y aunque hubiera menos casos también deberían ser considerados personas y tener el mismo tratamiento. Y no abanderar todos y cada uno de los casos de violencia contra la mujer para justificar la terrible discriminación y el maltrato por género que sufren los hombres en la ley.

  2. Anonimo

    1 diciembre, 2017 at 22:30

    Estas mujeres,que no pueden representar al feminismo,sino al feminazismo,odian,atacan a todo lo masculino. Quieren feminizarnos a todos los hombres y no admiten discusión,más que ir a favor de su ideología, que ya ejercen,y abanderan cualquier caso feo,horrendo y repudiable para atacar a todos los hombres,como ya hace la ley y el pacto de genero que niega los derechos más elementales de todas las personas,pero solo a los hombres,como es su presunción de inocencia. Tienen mil millones de recursos,mil privilegios y se permiten mostrarse como víctimas del machismo,el patriarcado,en la sociedad actual,y en España actual.Pido perdón por lo que voy a decir,pero algunas mujeres,en concreto todas estas señoras radicales,superan en maldad,crueldad,sed de venganza,revanchismo a los hombres.Si pudieran cogerían a estos individuos impresentables de la manada,y antes de juzgarlos los harían trozitos y los lincharian como una jauria humana.Han deslegitimado el feminismo pues ya ejercen su cruel e inhumana dictadura hembrista matriarcal,y será una de las grandes vergüenzas de la humanidad como también lo fué antes el machismo y el patriarcado.

    • ÁNGELES Ripoll

      2 diciembre, 2017 at 14:00

      Cuando se destila tanto odio hacia nosotras lo menos que se puede pedir es nombre y apellidos, pero claro eso solo se le puede pedir a los hombres de verdad, a los que están a nuestro lado en casa trabajo, manifestaciones con nuestros hijos, en defintiva a los que nos quieren iguales a ellos.

      • Anónimo

        3 diciembre, 2017 at 7:35

        El hecho de ser un hombre no me obliga necesariamente ni a ser valiente ni a ser cobarde. Si creyera que debería ser valiente estaría cayendo en un micromachismo. Tengo muy claro que antes de ser hombre o mujer soy persona. Y el hecho de esconderme en el anonimato refleja que tengo miedo. Tengo miedo de expresar lo que siento, y como yo miles de personas qué automáticamente son censuradas. España se ha convertido en una dictadura y todo aquel que no habla favor de la Ley de Violencia de Género y el pacto de Estado contra el hombre, si no es para decir que le falta dureza y muchísimo más dinero automáticamente es aislado atacado y masacrado por un feminismo vengativo revanchista y con una idea de la igualdad absolutamente deformada. Este feminismo no puede representar al feminismo de verdad que construye igualdad con el hombre y no contra el hombre. No esperéis mi nombre y apellido porque no soy un héroe, pero eso no me impide sentir mi dignidad de persona y luchar manteniendo mi amor propio a salvo, desde la clandestinidad ,por una sociedad igualitaria de verdad y por la justicia de verdad entre hombres y mujeres. Todo mi respeto hacia vosotras y de verdad que no intento atacaros. Solo pido también respeto por mi masculinidad. Y de verdad que no es otra cosa, que por ser hombre,tenga los mismos derechos que cualquier mujer, la misma sensibilidad y buenos sentimientos que cualquier mujer, el mismo derecho a expresar públicamente lo que siento,sin ser censurado y atacado,y ser tratado igual por la ley que vosotras,pues ni muchisimo menos representaís ningún sexo debil,y la violencia psicológica y también física la ejercen mujeres sobre hombres lo que ocurre es que se oculta, no se da el mismo tratamiento que cuando es a la inversa, para justificar la desigualdad en la ley ,pero no se puede construir igualdad con desigualdades e injusticia, esgrimiendo una y otra vez y 1000 veces el machismo y el heteropatriarcado para justificar lo injustificable. España es un país desarrollado e igualitario hoy por hoy, y si hemos salido del machismo y el patriarcado no vamos a entrar con injusticia y terror en el hembrismo y el matriarcado. Está lucha no tiene sentido. Yo he nacido de una mujer y todos los hombres han nacido de una mujer, y solo puedo sentir respeto, admiración y amor por todas las mujeres. Construyamos por favor justicia igualdad de verdad.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *