Llega un hermanito: cómo gestionar los celos

GETAFE/Rincón psicológico (28/12/2017) – El nacimiento de un nuevo bebé supone en una familia un motivo de alegría para todos, pero tras los primeros momentos de emoción intensa y la vuelta a la rutina, los hermanos mayores comienzan a ser conscientes de lo que implica la llegada de este nuevo miembro de la familia. Ello supone compartir con un “desconocido” todo aquello que antes tenía en exclusiva.

La Real Academia Española de la Lengua define los celos como envidia del bien ajeno, o recelo del propio o pretendido llegue a ser alcanzado por otra persona.

En el caso de los niños, el miedo a perder el amor de sus padres ante la llegada de un hermanito, supone la principal razón de aparición de los celos. En ocasiones pueden aparecer comportamientos regresivos (vuelve a hacerse pis en la cama, necesitan que le den de comer o le ayuden a vestirse cuando ya era capaz de hacerlo sin ayuda). Los celos entre hermanos no son nada infrecuentes y la mayoría de los niños pueden pasar por este periodo. Sin embargo, y a pesar de que no es nada extraño, los padres tienen que aprender a gestionar los celos con el fin de que esta situación no perdure más de lo normal y los hermanos puedan construir una relación sana.

Os proponemos una serie de pautas para acompañar a vuestro hijo en situaciones en las que se muestre celoso:

  • En primer lugar debemos respetar sus sentimientos, ayudarles a identificarlos, mostrarnos comprensivos y sobre todo no juzgarles. Es importante instaurar un dialogo y escuchar sus necesidades, mostrándoles que pase lo que pase siempre les querremos y estaremos a su lado para lo que necesiten.
  • Cada uno de vuestros hijos tiene unas necesidades particulares. Por eso, dedicarles una atención personalizada puede hacerles sentirse especiales. Aunque solo sea durante unos minutos al día, juega con tu hijo, léele un cuento…. Esto te permitirá, además, afianzar los lazos con tu hijo.
  • Todos los comportamientos anteriormente descritos pueden hacer que los padres se sientan más tensos. Intenta ponerte en su lugar y comprender lo que tu hijo está sintiendo y porqué. Aunque sea difícil, mantén la calma.
  • No compares a tus hijos. Este hecho puede provocar una rivalidad que con los años puede ir incrementándose.
  • No toleres ningún tipo de comportamiento agresivo de un hijo hacia el otro. En estas situaciones es importante que mantengas la calma: gritar, insultar o dar un cachete a tu hijo no hará más que reforzar la idea de que la violencia está permitida. Es importante parar la situación y cuando pase la “tormenta” ayudar a tu hijo a entender qué es lo que ha ocurrido, ayudándole a expresar sus emociones y guiándole hacia comportamientos más adecuados.

Una buena gestión de los celos, permite a nuestro hijo sentirse querido, saber cuál es su lugar en la familia y le ayudaremos a reforzar su autoestima.

Más información en CSPsicología.

Redacción Getafe Capital

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *