¿Qué pasa en Ahora Getafe? Razones por las qué necesitamos un Congreso.

Carta dirigida al Consejo Local, la Secretaria de Organización y el Grupo Municipal solicitando su difusión en la organización a través de la Web y los correos de los adscritos

GETAFE/El rincón del lector (04/01/2018) – Ahora Getafe fue el resultado de una ilusión, la ilusión de que se podían hacer las cosas de otra manera. Un grupo de hombres y mujeres creamos Ahora Getafe porque estábamos aburridos de que la política y las decisiones solo se tomaran en las instituciones por un grupo reducido de personas. Aburridos de politiquerías y enfrentamientos internos continuos de unos contra otros, donde al que le tocaba ser culpable siempre era el responsable de todos los problemas. Aburridos de todo esto, nos planteamos la necesidad urgente de una nueva política que asegurara una amplia participación en la toma de decisiones, se basara en la tolerancia y el respeto a la pluralidad y la diferencia y recogiera la expresión de la realidad social, de los movimientos que, en torno al 15-M, las Mareas o la PAD, protestaban en la calle, -debido a la falta de un cauce político que recogiera sus propósitos-, bajo el grito de “No nos representan”. Se trataba de hacer una nueva política que fuera, en primer lugar, la expresión de los problemas de la calle, en una organización nueva, participativa, donde los grandes temas se sometieran a primarias y donde la crítica abierta fuera la base de la convivencia y la elaboración de proyectos.

Sobre estas bases, creamos Ahora Getafe. Pero actualmente me planteo si Ahora Getafe va en ese camino. Queríamos ligazón con los movimientos sociales para poder ser su expresión y ¿qué hemos conseguido en este terreno? Queríamos una organización que no se basara en la acción institucional y hoy ¿qué acciones desarrolla Ahora Getafe además de las iniciativas que presenta al Ayuntamiento? Queríamos extender la más amplia participación y un funcionamiento basado en primarias abiertas para las decisiones importantes y hoy la participación brilla por su ausencia y la ejerce un número cada vez más reducido de personas. Queríamos una organización unitaria y plural donde fuera posible convivir gracias a la crítica política abierta y donde no se demonizara al que piensa diferente, acusándole siempre de oscuras intenciones, sin embargo actualmente no aparecemos en la prensa más que por nuestros problemas internos.

Los problemas están ahí. Podemos negarlos, acusando al otro de intereses ocultos, pero es evidente que existen y probablemente la mejor expresión de que esto no funciona está en la radical disminución de la participación en las actividades de nuestra organización. Más de 1.200 personas votaron a Vanesa Lillo como candidata a la Alcaldía. Más de 800 votaron en el referéndum sobre nuestra postura en al acto de investidura del Alcalde. ¿Cuántas personas participan actualmente en los actos que convoca Ahora Getafe? La realidad del descenso de la participación es tan grave como para, al menos, preguntarse ¿qué está pasando?, ¿qué estamos haciendo? No pretendo tener la razón, ni la respuesta, ni la solución absoluta, pero sí estoy convencido de que es imprescindible pararse a reflexionar sobre ello. En cualquier organización política que sufra una pérdida de participación como la que sufre Ahora Getafe sería suicida e irresponsable no pararse a reflexionar. Cualquier dirección de cualquier organización política debería llamar a su militancia a analizar lo que está pasando y si no lo hace estará asumiendo la responsabilidad de un presumible fracaso.

Ahora Getafe era un compromiso con sus simpatizantes, con sus votantes, con el pueblo de Getafe para cambiar las cosas. Debíamos ser un instrumento de representación y de resolución de los problemas de nuestro pueblo. Pero la realidad es que cada vez menos personas participan en el proyecto, y nuestra actividad, centrada casi exclusivamente en la presentación de proposiciones al Pleno del Ayuntamiento, sirve de muy poco. Porque, aunque se aprueben estas propuestas, ni siquiera podemos garantizar que el Gobierno municipal del PSOE las lleve adelante, haciendo que duerman en el olvido y por lo tanto en una manifiesta inutilidad. No podemos continuar de esta manera. Nuestra responsabilidad con la resolución de los problemas de la gente no nos lo permite y además, si no cambiamos, el pueblo de Getafe probablemente no nos dará más oportunidades.

Nos jugamos mucho, esencialmente mantener la esperanza de que las cosas se puedan hacer de otra manera, la seña de identidad con la que nacimos. El momento exige responsabilidad, pararse a pensar, escuchar y tomar decisiones colectivas. Dejémonos de buscar culpables y llamemos a cada ciudadano y a cada simpatizante a participar en un proceso de ejercicio de democracia y soberanía que permita a la organización salir del momento en que se encuentra. Surgimos como el fruto de una esperanza y una ilusión. La necesidad de hacer las cosas de otra manera. Pues ¡hagamos las cosas de otra manera!

Para mantener la ilusión necesitamos encontrar cauces que permitan convertir Ahora Getafe en un compromiso colectivo desde el ejercicio directo de la democracia, del respeto a las diferencias, todo ello basado en la transparencia y en la utilidad social respondiendo a los problemas de los ciudadanos. Ahora Getafe necesita exactamente eso, y eso en una organización política se realiza mediante un Congreso, no para tirarnos los trastos unos a otros sino para llamar a la más amplia participación.

Necesitamos un Congreso porque si queríamos ser una organización abierta y transparente no lo hemos sido. Necesitamos un Congreso porque si queríamos ser una organización que recogiera lo que pasa en la calle, somos una organización casi exclusivamente centrada en la política municipal con un Grupo Municipal cada vez más autónomo donde los inscritos no sabemos lo que ocurre. Solo sabemos que hay líos continuos, y que se realizan propuestas que rara vez han pasado por la Asamblea de la organización. Necesitamos un Congreso porque necesitamos una organización abierta a lo que pasa en la calle y donde la política del grupo municipal responda a las directrices marcadas por la Asamblea y el Consejo Local. Necesitamos un Congreso porque si queríamos ser una organización plural, no lo somos. Necesitamos una organización donde cualquiera de sus adscritos y adscritas tenga garantizado el derecho a que sus opiniones y propuestas sean conocidas por el resto de la organización.

Lo nocivo para una organización no es la divergencia sino la incapacidad de administrarlas. Las divergencias no se solucionan señalando a los “culpables”. Las divergencias se solucionan en la discusión pública, una organización que administra sus diferencias en la discusión pública está viva y puede progresar. El camino seguido en Ahora Getafe no ha sido ese y los resultados están a la vista de todo el que quiera verlos. La “Dirección”actual ha señalado siempre “culpables” no se ha afrontado una discusión abierta y la organización ha ido disminuyendo como todos sabemos. Es imprescindible, pues, un Congreso para -por medio de la participación- fijar las normas que puedan administrar la divergencia y la pluralidad.

Necesitamos pues un Congreso para demostrar que las cosas se pueden hacer de otra manera y con ello volver a despertar la ilusión. Pero la necesidad de este Congreso va más allá de Ahora Getafe y de la situación en la localidad. En el momento actual para las clases populares de este país es imprescindible encontrar otra manera de hacer las cosas. Por más cantos de sirena que nos cuenten, la pérdida de derechos sociales y laborales ha convertido a España en un país tremendamente desigual, uno de los más desiguales de la Unión Europea (solo superados por Rumanía y Bulgaria y empatados con Grecia). En esta situación nos estamos comiendo nuestro futuro, ¿Qué ha pasado con la Caja de Pensiones de la Seguridad Social?… Si por encima de nuestras mediocridades y miserias políticas no tomamos conciencia de la importancia del momento, la crisis habrá venido para quedarse. Las circunstancias son históricas y necesitamos de un esfuerzo enorme porque va mucho más allá de lo que pasa en Getafe.

Por todos estos motivos, desde la responsabilidad, busquemos todos cambiar el rumbo de Ahora Getafe para convertirlo en un proyecto colectivo a través de la obra colectiva que debe ser un Congreso. Tomemos conciencia de la gravedad del momento y cambiemos el curso de las cosas. Podemos y debemos hacerlo.

Esperando una pronta respuesta en cualquier sentido se despide atentamente.

PD.– Esta carta es una iniciativa personal solicitando a los órganos de dirección de Ahora Getafe la apertura de un nuevo Congreso. Si te llega esta carta y estás de acuerdo, te ruego escribas a la Dirección de Ahora Getafe solicitando la apertura de este Congreso. Puedes hacerlo dirigiéndote a los siguientes correos: organización@ahoragetafe.es , contacto@ahoragetafe.es.

Redacción Getafe Capital

2 Comments

  1. Antonio Calvete

    10 enero, 2018 at 11:48

    El autor se pregunta ¿qué está pasando? ¿Qué estamos haciendo? En mi humilde opinión lo que está pasando es que Podemos ha fagocitado a Ahora Getafe, tal como se comprueba observando las peripecias del Grupo Municipal y su actual situación.
    Podemos no se presentó como tal a las pasadas elecciones municipales porque en Getafe, como en otros muchos sitios, no veía grandes posibilidades de conseguir un buen resultado; por eso, sin mostrarse con su propia cara, se apoyó en los movimientos existentes para, con ellos, montar una candidatura. Una vez logrado el objetivo, que no era otro que tocar poder, se va desprendiendo de todo aquello, sean personas, grupos, modos de actuar, etc., que puedan interferir en su camino hacia la consecución de más poder en las próximas elecciones.
    Porque Podemos, igual a nivel nacional que en Getafe, ha pasado a convertirse en un partido viejo, tradicional, defraudando las esperanzas de muchísima gente que confió en sus promesas.

  2. Gorgonio IV

    4 enero, 2018 at 18:43

    Loables son los varios intentos de recuperar AG, entre ellos este de José Luís Sánchez del Pozo. Propuestas que caen una y otra vez en el vacío, debido a que nada de lo que se diga, plantee, sugiera, proponga, para sacar a AG del punto muerto en el que está, hará variar ni un ápice la falta de voluntad política y personal de los que, y eso tendrán que explicarlo ellxs, han tomado como bandera propia desde el grupo municipal la representación EXCLUSIVA de AG, confundiendo interesadamente la parte con el todo, y olvidando su propia esencia asamblearia y consultiva desde su constitución. Olvidando, también interesadamente, que en AG no todo es PODEMOS.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *