Amar-amándote

GETAFE/Rincón psicológico (14/02/2018) – En esta semana son muchas las muestras de AMOR con las que nos encontramos.

Parece una vez más que la vida nos recuerda “tenemos que querer”, “sentirnos enamorados”, “amar”, pero ¿qué es realmente el amor?, ¿es tan importante como para que una vez al año haya dedicado un día para recordárnoslo? ¿“El amor está en el aire” como dice esa bella y emblemática canción “love is in the air”? ¿O hay que construirlo?

Día tras día recuerdo en mi consulta que no hay amor más grande que el amor que uno se tiene a sí mismo, es inimaginable poder ser capaz de amar al otro si antes no puedo yo amarme, resulta inviable amar a mis hijos, mi pareja, los amigos, padres, compañeros del trabajo si previamente no he hecho un ejercicio de reconciliación conmigo y sé distinguir el amor de la necesidad y el cariño y aunque esto nos parezca utópico o podamos estar de acuerdo o no ¿quién en sus días más vulnerables ha podido ser capaz de amar al otro?

Conceptos como el amor, egoísmo y perdón nos pueden sorprender. ¿Qué posible relación podremos encontrar entre estos 3 conceptos?

  • AMAR no significa dar la vida por los demás como muchas veces escuchamos, “daría la vida por mis hijos”
  • Ser EGOÍSTA no significa pensar tanto en mí que se me olvida el otro.
  • PERDONAR no significa tener la capacidad de ver cuál fue mi error y perdonar al otro.

Si observamos en nuestra cotidianidad estos 3 conceptos observaremos cómo de una forma u otra conviven con nosotros en relación al otro, pero ¿qué hay de esa convivencia con nosotros mismos? ¿Qué hay de amarnos, ser egoístas con nosotros mismos y saber perdonarnos a nosotros mismos?

Muchas veces me han venido a consulta pacientes para resolver sus problemas de pareja, cuando iniciamos un trabajo en este sentido lo primero que realizo es un baremo para saber cuál es la capacidad que tienen para amarse a ellos mismos, y para su gran sorpresa se dan cuenta que han estado tan pendientes de complacer al otro que se han olvidado de ellos mismos, así sucede en las relaciones familiares, con los hijos, compañeros de viaje, amigos, en realidad sucede en cada relación en la que por estar más en el otro terminamos perdiéndonos a nosotros mismos.

Nos movemos en un mundo donde uno mismo ha perdido su valor, y donde se hace urgente amar, pero AMARNOS así en grande, sin miedo.

Algunos lo llaman falta de autoestima a mí me gusta decir CREER EN UNO MISMO Y RECUPERAR ese AMOR que solo uno a sí mismo puede darse.

Y no es que no sepamos qué es eso del amor, ni eso del egoísmo, ni eso de perdonarnos, pues basta con que abramos cualquier red social o página de psicología donde nos informan de ello con teorías, sabemos qué es: la cuestión es creerse que dándose uno amor así mismo podrá ver al otro.

Somos espejos y como espejos vivimos reflejados en el otro.

Por ello cuando estoy AMÁNDOME estoy realizando el acto de amor más puro para con el otro sin ser conscientes de ello.

Más información en www.cspsicologia.es

Redacción Getafe Capital

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *