Amar sin etiquetar

GETAFE/Rincón psicológico (05/07/2018) – Mucho se habla de la libertad y la libre expresión del amor pero aún muchas son las personas o familiares que acuden a terapia por sentirse discriminados en sus diferentes formas de amar.

En realidad, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de amor? ¿Es sólo un concepto o es algo que va mucho más allá llevándonos a lugares muy profundos de nosotros?

Durante años ha existido una fuerte distancia entre sexualidad y amor. Durante años y aún hoy en muchos países estamos viviendo los matrimonios concertados, la sexualidad ética que muchos definen, el respeto al otro sin amarse uno mismo. Creo que al hablar de esto muchos se sentirán identificados con conceptos que no son desconocidos en sus ambientes cercanos.

¿Tiene la sexualidad algo que ver con el amor?

Si basamos el amor en un concepto romántico seguiremos atados a ese amor ideal, esas “mariposas” en el estómago que tanto experimenté incluso si vamos más allá podremos experimentar el amor desde la dimensión de la totalidad de lo que se siente al amar a un hijo, un hermano o un amigo incluso.

El amor al que hoy quiero referirme es a ese amor que va de la mano con la sexualidad, es ese amor de cruzarse 2 miradas y perderse en ellas, es ese amor donde 2 cueros, o 3 o 4 pueden comunicarse sin perderse a ellos mismos. Es ese amor que no entiende de condicionamientos sino de deseos, de deseos que van más allá de lo que a muchos enseñaron en las escuelas o en las familias, ese amor libre que se permiten muy pocos.

Porque… ¿qué hay en este tipo de amor? Hay algo tan básico y tan anhelado como la LIBERTAD de ser respetado al amar a un SER único como tú.

Y si hablamos de este amor es muy difícil separarlo de la sexualidad porque está intrínsicamente relacionado.

  • ¿Qué sucede en el alma de esas 2 personas que al cruzarse sus miradas se funden en una?
  • ¿Qué sucede en la sexualidad de alguien que al encontrarse con la del otro se vuelven una?

Esto sucede y esto también es amor, es un amor diferente que empezará a explorar aquello de lo que se enamoró.

Nos hemos acostumbrado a “etiquetas” variadas, homosexualidad, bisexualidad, incluso ahora se habla del poliamor y en las etiquetas uno se ha ido perdiendo, perdiendo para definirse que es en realidad, porque nos “exigen” ser algo en el tema del amor, de la pareja, del encontrarse con alguien.

El amor va mucho más allá, es un encuentro entre 2 personas que no encuentran razón, es un encuentro entre conceptos que son difíciles de explicar, de etiquetar. Porque las emociones no se etiquetan. Los encuentros se viven, se experimentan y se permiten.

Aprendamos a respetar el amor en sus diferentes formas y condiciones porque todo aquello que nos conecta a algo, todo eso sin condiciones es el amor.

Más información en www.cspsicologia.es

Redacción Getafe Capital

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *