Pobre ignorante

Avergonzado por mí impericia e ignorancia supinas, me inclino ante la suprema sabiduría y discreción de todos (miles y miles) los que vieron venir de lejos el cataclismo electoral del domingo pero callaron para no influir en el maleable votante

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.