Hay partido… y el que no vota pierde

GETAFE/A fin de cuentas (24/05/2019) – Por primera vez, y sin que sirva de precedente, tengo que darle la razón al Partido Popular con su último lema: Hay partido. Lo hay hasta el mismo día 26 de mayo, a las 8 de la tarde, cuando se cierren los colegios electorales. Las encuestas son halagüeñas para la izquierda, con el PSOE en la cresta de la ola, viviendo un momento dulce… pero aún no hay ni un solo voto depositado en la urnas. Todo son esperanzas, sueños, visiones de un futuro que nos imaginamos mejor gobernado por la izquierda, pero que se pueden venir abajo si el día 26 las papeletas son de color azul, o naranja… o verde. El partido hay que jugarlo. Hasta el tiempo de descuento. El que se quede en casa, puede ver cómo el partido da un vuelco en contra. Y no valdrán lamentaciones.

En estos días vemos la mejor cara de nuestros políticos: la más amable, la más condescendiente, la que dice que sí a todo. ¿Se piensan que somos tontos? Durante 4 años (no vamos a retroceder más) nos han negado colegios completos o centros de salud, pero ahora pretenden colocar en campaña electoral (nuevamente) el Metro. O cuando partidos rivales rebuscan en antiguos programas electorales del PSOE para recuperar proyectos como el enterramiento de la carretera de Toledo o la Plaza Mayor. O los aparcamientos, que son moneda de cambio recurrente cuando llega periodo electoral: si tú dices que vas a hacer 1.000, pues yo 10.000. Y la hiperactividad de algunos candidatos y partidos que de repente les da por dejarse ver a todas horas, cuando casi habíamos olvidado que estaban en el Pleno. Así nos va.

Conocemos esas cartas a los Reyes Magos que se quedan en el cajón olvidadas durante cuatro años porque al fin y al cabo solo ha sido una mentirijilla electoral. Desconfiemos de esos programas electorales que venden humo, magia y regalos que no se sabe de dónde salen. Vivimos en una sociedad democrática madura, que es capaz de discernir cuándo un político sobreactua, no está preparado para gobernar o tiene programas irreales. Es nuestra responsabilidad elegir el destino de la ciudad los próximos cuatro años. Si el próximo 26 de mayo alguien se queda en casa, el partido puede caer del lado que no te gusta.

Advertido estás

 

Raquel González - Directora Grupo Capital