Frustración

sadness-513527_640

GETAFE/Políticamente incorrecto (11/04/2017) – Es la palabra de moda en el sentir de muchos vecinos de Getafe. Empieza a repetirse demasiado en determinados ámbitos y diferentes espacios. La imposibilidad de lograr el fin que se buscaba o prometía genera una sensación de incredulidad en acciones futuras de la cual todos somos responsables. No crean que uno es ingenuo, todos sabíamos que esto pasaría, pero no con tanta velocidad.

El pasado jueves se celebraba una nueva asamblea de Ahora Getafe: imposible volver a denominar a este espacio candidatura de unidad popular. Los propios asistentes, su comité de garantías e incluso los aficionados que por allí pasaban se ponían etiquetas antes de expresar sus opiniones (POSI, Podemos, IU, etc).

Las presiones son un clásico dentro de la vieja política que la nueva nunca podrá evitar. Son consustanciales a los intereses particulares de cada colectivo. El harakiri o suicidio colectivo al que se ha sometido este colectivo pasara a los anales de la historia. No por esperado, ya que nadie daba un duro por su supervivencia hace dos años, sino por la rapidez de su ejecución.

El hombre es un lobo para el hombre como popularizo el filósofo Thomas Hobbes hace algo menos de cuatrocientos años. Pero el proceso iniciado con las primarias, el acuerdo de investidura, la constitución del grupo municipal y la creación de un partido al final de este tortuoso camino es digno de estudio.

El desenlace, motivado por un empecinamiento en demostrar un error, la expulsión de Jesús Béjar, ha llevado al ridículo más espantoso a todo un colectivo. Mis lectores fieles saben de mi rotunda oposición a las actitudes políticas del ‘sector moderado’ pero creo que hoy es de justicia reconocer que debe ser reparado el buen nombre del señor Béjar en relación a las votaciones de la consulta popular.

Igual ha sucedido en la cuestión del dinero ‘cobrado de más’ a los vecinos de Los Molinos. No se debe hacer promesas tras un arrebato de ira. No prometas cosas que no vas a cumplir, lo único que lograras es destrozar la ilusión de alguien que cree en ti. Esto le sucedió a la alcaldesa esta semana, que intentan arreglar diciendo a los vecinos que no escucharon lo que oyeron.

Y si todo esto fuera poco la prometida participación ciudadana se ha vuelto en quedar en nada debido a la negligencia de un Gobierno municipal incapaz de asumir dos años después que no representa a la mayoría de la población. Un Gobierno municipal que solo entiende la política de ‘hechos consumados’ y quiso empezar ‘la casa por el tejado’.

Ahora se hunde; un reglamento que no cumplía las exigencias de la ley de grandes ciudades, se va a la papelera: espero que la vacíen. Toca volver a convocar los consejos de barrio al modo del reglamento vigente. Lo peor es que nadie en la Concejalía de Participación Ciudadana ha tenido la vergüenza de presentar su dimisión.

Esta realidad, como otras cuestiones nacionales e internacionales que estamos viviendo generan frustración, desengaño, desilusión, etc.  Algo que debería preocupar y mucho a quienes pretenden dirigir nuestra sociedad.



2 Comments

  1. Enrique Herrero

    12 abril, 2017 at 14:35

    Coincido con José Valentín y con Txavi. Me parece una reflexión acertada, oportuna… En un 98%. Buen artículo, sí

  2. jose valentin ramirez

    11 abril, 2017 at 23:29

    interesante reflexión que comparto al 98%… tenemos que hablar eso del “sector moderado”….

    Para ti y los lectores de Getafe Capital Deseo que esta semana semi-festiva sea maxi-festiva.
    Salud