Milagro en Urgencias - GetafeCapital.com

Milagro en Urgencias

GETAFE/Tribuna con acento (18/07/2017) – El sábado se volvió a repetir un milagro en el servicio de Urgencias del Hospital de Getafe: enfermos que después de estar esperando cuatro o cinco horas, abandonaban el servicio sin “necesidad” de ser atendidos por un médico. Naturalmente esto es una broma. Lo que quiero expresar es la situación que viví el sábado en las Urgencias del Hospital de Getafe. Fui con mi mujer a las 10 de la mañana aproximadamente y a las tres de la tarde salimos del hospital sin que nadie la hubiera llamado tras hacerle la ficha inicial. Mi mujer no soportaba estar más tiempo en esas sillas de madera absolutamente incómodas a las que les han añadido un reposa brazos para que la gente no pueda acostarse en ellas. Cuando nos fuimos, la mayoría de personas que estaba allí ya estaban cuando llegamos, unas en silla de ruedas, otras con una vía puesta, el brazo en cabestrillo o simplemente esperando oír su nombre por el altavoz.

El director del hospital puesto a dedo por Esperanza Aguirre o Cristina Cifuentes debe tener  por lema “el tiempo lo cura todo”  y por eso parece que tiene lanzada la consigna de que cuanto más se tarde en atender a la gente, mejor: Seguro que muchos se curan. Evidentemente mi mujer y otros pacientes que me constan también se fueron, no salieron curados de sus dolencias sino que buscarán otras alternativas. Es posible que en ocasiones las personas acudan a los servicios de Urgencias de manera inadecuada pero, obviando las posibles causas, no parece que la solución correcta sea “expulsarles por aburrimiento”.

Las Urgencias del Hospital de Getafe obtuvieron en 2012 el certificado de calidad 9001 pero esos certificados no tienen nada que ver con la calidad real de atención a los pacientes. Voy a poner un símil: una fábrica de conservas de tomate puede obtener el certificado y utilizar tomates en mal estado. Estos certificados lo único que señalan es que existe una definición de procedimientos y que se cumplen. En el hospital, el certificado dice que se hacen una serie de protocolos con los pacientes pero no contempla el nivel de satisfacción de los enfermos, ni los tiempos de demora en la atención.

Como consecuencia de los recortes en los recursos y en el incremento de la población de Getafe y de vacaciones y bajas no cubiertas la atención se deteriora enormemente y casi de manera imperceptible la ciudadanía sufre un empeoramiento general de los servicios. No vamos a mejor, sino a peor, incluso con episodios de negligencias como pacientes que son dados de alta, para morir a las horas en su casa o tras un reingreso. Y no es peor, porque a pesar de los protocolos, el personal no escatima esfuerzos atiende al límite de sus posibilidades.

La dirección del hospital argumentará a su favor que el número de quejas es ínfimo y, efectivamente, será así. Pero no es así porque no haya ciudadanos tremendamente cabreados y decepcionados con los servicios que recibe del hospital, sino porque no tenemos una cultura de la “Reclamación oficial”, entre otras cosas porque la queja no sirve para nada si el señor que tiene que resolverla, en vez de deberse a su trabajo, se debe a quien le ha puesto a dedo. Su objetivo no es mejorar la sanidad y sus servicios, sino mejorar sus relaciones con quien le ha puesto y cumplir su consigna: “Reducir gastos cueste lo que cueste”. Por otra parte, después de cinco horas esperando, lo último que quieres es ponerte a rellenar un formulario de los diseñados precisamente para un sistema de calidad inexistente, no el sistema, sino la calidad. Por no funcionar, no funcionaba ni el WIFI. “Lleva varias semanas roto” me comentó con cara de circunstancias una empleada. El WIFI es lo de menos, pero es una muestra más de lo poco que le interesamos pacientes y familiares a la dirección del centro y por extensión a Cristina Cifuentes.

Redacción Getafe Capital

5 Comments

  1. Pingback: Milagro en Urgencias – Ciudad Grandola

  2. Mapaxe

    18 julio, 2017 at 17:28

    Demagogia!!
    La culpa de que los pacientes esperen tanto es de los propios pacientes. Es culpa de los “me duele desde hace un mes pero oye, por qué no venir hoy?”, “he tenido 50 mil diarreas en mi vida pero esta, que es exactamente igual, merece que vaya a urgencias”
    En las urgencias de los hospitales sacan adelante el trabajo residentes que muchas veces están durante 24 horas seguidas trabajando sin descanso.
    Así que por favor, si estas indignado pon una reclamación para que se pueda obviar pero no hagas demagogia y no mientas, la calidad de la atención la dan los profesionales, que hacen lo que pueden para atender hasta 50 personas a la vez entre 4-5. La proxima vez no deberías faltar al respeto a profesionales que dedican tiempo y esfuerzo para que la calidad de vida de los demás sea mejor y si la gente es capaz de curarse milagrosamente quiere decir que no estaban realmente enfermas.

    Pido perdón primero por el todo del comentario pero es que este texto resulta indignante. Segundo, pido perdón si no tiene mucha estructura el comentario, pero creo que el mensaje se entiende

    • jose valentin ramirez

      20 julio, 2017 at 22:11

      Mapaxe. Creo que no me he explicado bien. Pues tu has entendido una critica a los trabajadores y no es así. Mira esta frase: “Y no es peor, porque a pesar de los protocolos, el personal no escatima esfuerzos atiende al límite de sus posibilidades”. La critica es a la dirección y a los recortes. Precisamente tu escrito ratifica lo que digo. ¿Te parece de recibo que haya personas trabajando seguidas 24h?. ?Te parece que entre 4-5 personas se atiendan bien las urgencias?.
      Creo que tu comentario es el mejor refuerzo al artículo. Por cierto. Si, por una diarrea, mi mujer ha estado ingresada en otro hospital desde el lunes a las 11 hasta hoy jueves a las 15h. Te aseguro que NO lo hemos pasado Bomba.

  3. jose valentin ramirez

    18 julio, 2017 at 10:53

    Gracias a Getafe Capital por difundir este comentario basado en la nefasta experiencia que tuve el sábado en las Urgencias de Getafe y en el goteo incesante de casos luctuosos como consecuencia de las políticas de recortes en la Sanidad Pública o como la reciente muerte de una anciana en una residencia de Arganda. Como colofón: Alguien puede pensar que usamos las urgencias de forma inadecuada. Bien, escribo este comentario (a las 10:52 del martes 18/7) desde la habitación 323 de otro hospital donde mi mujer lleva dos días ingresada.

    • Pedro

      18 julio, 2017 at 14:55

      Soy trabajador y usuario de ese hospital y te doy toda la razón. .a la vez que te invito a que reclames a otras estancias superiores, pues ocurren muchas cosas que no son normales y de lo q no podemos conentar abiertamente por a ver represalias…