Río Manzanares a su paso por Getafe: Un manantial de propuestas

GETAFE/Tribuna con acento (27/06/2018) – La gran mayoría de las ciudades europeas no costeras se fundaron en las márgenes de ríos para aprovechar los diferentes servicios que éstos les daban. Sin embargo, a lo largo del siglo XX, las ciudades crecieron y empezaron a vivir de espaldas a estos ecosistemas fluviales, pasando a ser zonas marginales y abandonadas donde iban a parar las aguas residuales y vertederos de las actividades humanas. Ejemplo manifiesto es el Río Manzanares a su paso por el término municipal de Getafe.

Sin embargo, en las últimas décadas, una buena parte de las ciudades han devuelto la atención a sus ríos, recuperando en parte, su papel principal dentro de la urbe. Ahora, gracias a la mayor sensibilidad de la ciudadanía y el impulso de las Instituciones Europeas por la protección y conservación del medioambiente, han aprobado una serie de Medidas (Directiva Marco del Agua 200/60, Directiva Habitats 92/43/ CEE. Espacios Protegidos Red Natura 2000, entre otras.), todas ellas, tendentes a evitar la continua degradación de los recursos hídricos junto con la rehabilitación de los sistemas acuáticos y la recuperación del patrimonio natural.

Así lo viene a confirmar la “Estrategia Nacional de Restauración de Ríos” que nos habla de mantener un adecuado nivel de calidad de las aguas superficiales y subterráneas controlando cualquier actuación que pueda ser causa de su degradación. Se trata de favorecer la mejora y restauración de las áreas de ríos y riberas degradadas o transformadas en exceso por actividades antrópicas.

…PERO DE CERCA NADA ES IGUAL.”UNA COSA ES PREDICAR Y OTRA DAR AGUA LIMPIA”. Es aconsejable dar un paseo por los 9,5 km del término municipal de Getafe, donde transcurre el río Manzanares, para constatar la presión y el deterioro que presenta a través de su curso. No es de extrañar que la masa de agua del Manzanares esté catalogada como “río muy modificado”, lenguaje protocolario institucional, que no es ni más ni menos que “abandono” de las diversas instituciones: Confederación Hidrográfica del Tajo, la Comunidad Autónoma de Madrid, el Canal de Isabel II y el propio Gobierno Municipal, que sólo se movilizan en periodos de los Juegos Olímpicos (Canal de Remo) o se hacen fotos en procesos electorales.

Un simple paseo por su rivera -cuando es transitable- nos produce una enorme contradicción. Por una parte, ver los vertederos de residuos inertes, tresillos, plásticos, etc. Se percibe la alteración de los linderos por la presencia y ocupación de decenas de “chiringuitos” que se han instalado en los propios márgenes, la instalación de perreras, la presencia de puertas obstaculizando y prohibiendo el paso por los linderos, bombas extractoras de agua para regar el maíz a manta y la irracionalidad que supone. Se dan cita, también, los vertidos que hacen al río Manzanares las diversas estaciones depuradoras de agua y la existencia de azudes. Nos encontramos con zonas intransitables debido a la fuerza de la naturaleza abandonada; árboles caídos, ramajes…

Y al mismo tiempo se puede disfrutar de un paisaje natural bellísimo, de una vegetación abrupta rica en fauna y aves migratorias, con la presencia de una de las principales reservas naturales de cigüeñas en la península ibérica o El Real Canal del Manzanares y sus exclusas, así como el cruce y confluencia de Cañadas Reales y Culturas, ahora abandonado para usos privados donde todavía se ven las huellas de las actividades extractivas mineras y los desechos de la ciudad.

OBJETIVOS DESEABLES “RECUPERAR EL RÍO PARA LA CIUDAD”

Durante más de una década grupos ecologistas y diversos movimientos y organizaciones vecinales venimos reivindicando, solicitando llevar a cabo el Proyecto, redactado en el inicio del milenio, de alcanzar el buen estado ecológico del río mejorando su funcionamiento y sus ecosistemas con criterios de sostenibilidad. Crear sensibilidad y Educación Ambiental para recuperar nuestro patrimonio natural así como fomentar la participación ciudadana e implicar a los colectivos sociales en la gestión del sistema fluvial. Que no es ni más ni menos que el uso controlado del recurso agua, como uno de los bienes más preciados para la vida.

LAS ACTUACIONES NECESARIAS

  1. La primera actividad a acometer es el desalojo de parcelas privadas particulares, la mayoría están destinadas a usos agrícolas (pequeños huertos y casetas) que se han instalado en los márgenes del rio por la desidia administrativa. Facilitar los huertos urbanos fuera de las riveras del rio.

  2. Un segundo grupo de actuaciones incluye el desbroce, limpieza, nivelación y adecuación de los terrenos, así como un tratamiento en las choperas existentes para eliminar pies y ramas muertas y otras obras complementarias, como el soterramiento de una toma de agua o la adecuación de registros existentes.Aquí se incluiría la limpieza de los márgenes de la Cañada Real que está muy deteriorada desde que acaba el término municipal de Pinto

  3. Crear sendas peatonales y un carril bicicleta a lo largo del Parque Lineal, así como reparar y mejorar los caminos de acceso desde las zonas urbanas al parque. Junto al camino deberían plantarse moreras. El camino debería hacerse con escombro molido y triturado y delimitado con lo que se denomina “media madera”. 

  4. Otro aspecto importante es la cubierta vegetal, implantada mediante siembras y plantación de árboles y arbustos. Asimismo, instalar una red de bocas de riego para permitir el mantenimiento de la zona. Creación de bandas de vegetación protectoras del cauce.

  5. Instalar diferentes paneles informativos a lo largo del tramo municipal con paneles construidos en madera tratada para exterior, incluyéndose la instalación de carteles, bancos, pasarelas y cerramientos.

  6. Programas de educación ambiental para la ciudadanía y de la sociedad en su conjunto. Entre otras finalidades está mejorarla percepción sobre el valor del río Manzanares en buen estado ecológico. Realizar campañas de información y sensibilización ambiental, centrando el interés en los colectivos docentes de enseñanza primaria y secundaria, y en los técnicos de educación ambiental que existen en el Municipio, empresas especializadas, ONG´s,.

Principio 1. (Declaración de Dublín). El agua dulce es un recurso finito y vulnerable, esencial para sostener la vida, el desarrollo y el medio ambiente. Luego la financiación pública de los costes del proyecto de recuperación del Río Manzanares, requiere el reparto colectivo de las instituciones implicadas.

Redacción Getafe Capital