Y tras la jubilación… Hay VIDA

GETAFE/Reportaje (01/04/2019) – Si en tus planes está jubilarte en breve debes saber que hay otras opciones más allá del macramé, las partidas de dominó o los meneíto. Que se lo pregunten a Darío Ruano, un habitual en las concentraciones de la Asociación de Coches Clásicos Los Cacharritos. Pasados los 65, también se puede viajar a otros continentes o por qué no montar una radio vecinal. Amalia Pascual, Luis Ortega, Francisco Pérez o Antonio Calvete  comparten con GETAFE CAPITAL sus experiencias vitales tras la jubilación.

A sus 69 años, Darío Ruano mantiene intacta su pasión por los coches. Pero no por los vehículos modernos de ahora a los que llama “lavadoras”, sino por los coches clásicos, “los que olían a gasolina y funcionaban con chispa”. Vecino de Juan de la Cierva durante su vida laboral siempre estuvo vinculado al motor, pero fue tras la jubilación cuando decidió formar parte de la Asociación de coches clásicos, Los Cacharritos.

Desde entonces participa en las concentraciones y encuentros que organizan mostrando una de sus joyas: “Un Seat 1.430 que tiene 46 años” y que mima y cuida con sus propias manos. “Si no los mantenemos nosotros acabarían en el desguace como tantos otros”. Un Citroën 11 ligero, un Citroën 2 caballos, un Ford T que atesora 100 años, un Opel MANTA Clase A, los conocidos Seat 600… “Todos estos coches clásicos pueden verse en nuestras concentraciones mensuales. En Getafe, por ejemplo participamos en el Día de San Cristobal”.

Darío nunca se aburrió tras la jubilación. Sus cacharritos siempre le han mantenido muy entretenido y con la manos manchadas de grasa. “Lo de las partidas no es lo mío”, comenta entre risas. Lo mismo le ocurre al matrimonio formado por Amalia Pascual y Francisco Pérez. Con 59 y 64 años, respectivamente, y tras regentar durante varias décadas un quiosco de prensa en la plaza Tirso de Molina del barrio de la alhóndiga la esperada jubilación no les postró en el sofá frente a la televisión.

Comunidad Getafe Media

La pasión de ella por la cultura y sus dotes comunicativas les llevaron a soñar con ponerse al frente de una radio comunitaria. Tras varias experiencias fallidas, se pusieron manos a la obra y montaron una radio vecinal: Comunidad Getafe Media. “Damos voz a la gente corriente, vecinos y vecinas sencillos que tienen mucho que decir y contar”, explica Amalia. Con sede fija en el centro cívico de la alhóndiga, “tras pelearlo mucho”, emiten con regularidad entrevistas diversas utilizando las nuevas tecnologías. A los mando de la técnica, Francisco Pérez. “Soy el ejemplo de que con ganas e ilusión todos se puede aprender, da igual la edad que aparezca en tu DNI”.

Tecnología y mayores

Luis Ortega, presidente de la Asociación de Jubilados de Airbus fue quien introdujo las nuevas tecnologías en los cursos que se imparten desde la asociación. “Tras prejubilarme, sentía que quería potenciar mis relaciones sociales más allá de la empresas y pronto me acerqué a conocer la asociación. Se realizaban viajes, se hacían bailes, había algunos cursos pero pronto detecté que había  que dar una vuelta a las actividades que se ofertaban”. Acudió a Airbus,  empresa a la que dedicó 50 años de su vida, y pidió que les donarán unos ordenadores. “Y así empezamos”. Entre sus mayores satisfacciones, ver como una mujer cuyo hijo vivía en EEUU “me daba las gracias porque ya podía hablar a diario con él y verle, a través de Skype, algo que pensaba nunca aprendería a hacer”.

Otras de las actividades que han tenido una gran acogida de las impulsadas por Luis y su equipo directivo, son los grupos Conoce Madrid. “Damos varias clases teóricas y posteriormente acudimos a la capital a poner en práctica los aprendido visitando lugares emblemáticos como el Madrid de los Austrias, por ejemplo, o decubriendo otros edificios históricos de Madrid”.

 

Jubilados viajeros y artistas

“No entiendo como antes tenía tiempo para ir a trabajar”. Antonio Calvete ya era un viajero empedernido antes de la jubilación, recorrió en familia al volante de una caravana Europa, “y he seguido viajando tras prejubilarme en el Ministerio de Sanidad. Groenlandia, Chile o Vietnam son algunos de sus últimos países descubiertos. En la lista de pendientes “pisar suelo australiano”.

En su caso la vida no le cambió tras la jubilación porque la inquietud viajera pudo ponerla en práctica entes de la jubilación. No es el caso de Lucía Hernández. “Me dediqué a criar a mis hijos y cuando ellos fueron mayores empecé a limpiar oficinas. Cuando tenía 63 años mi marido falleció tras una larga enfermedad y enviudé. Tras superar la pérdida y jubilarme con 65, me dije: quiero viajar. Y junto a una amiga, mochila al hombro nos recorrimos durante 60 días la India. Fue tan enriquecedora la experiencia que ahora cada año me escapo a algún destino diferente”, confiesa.

“Aprendí a pintar con You Tube”

Dolores Pascual ejerció como secretaria de dirección durante 30 años. “Con 65 me jubilé y al principio, la verdad, sentí un poco de vértigo. ¿Y ahora que voy a hacer yo?”. Le duró poco. “Pronto empecé a entretenerme viendo tutoriales en You Tube de pintura… Carboncillo, acuarelas, acrílicos… Y me dije: ¿Por qué no probar? Vecina del centro de Getafe, “bajé a una tienda del barrio, compré mis primeros materiales y empecé a intentarlo. Y no se me daba mal. Tras esos primeros pasos llegaron cursos y con 73 monté en mi pueblo en Extremadura, mi primera exposición individual”.

“Ahora que tengo 77 años, me paso las tardes de primavera en el patio de mi casa pintando pájaros y paisajes. ¿Quién me lo iba a decir a mí? Le regalo cuadros a mis amigas porque yo ya no sé ni donde colocarlos”, comenta entre risas.

 

Mayores en forma

El programa Mayores Activos, impulsado desde la Delegación de Deportes de Getafe reúne en torno al deporte a decenas de jubilados a los que les gusta cuidarse. “Cuando mi marido se jubiló empezamos a salir a andar. Vivimos en Los Molinos y desde allí subíamos al Cerro de los Ángeles. A veces los hacíamos también en bicicleta. Y un día cotilleando en facebook descubrimos la iniciativa, Mayores Activos”. Desde entonces no faltan a su cita los martes y jueves en el Parque de Castilla La Mancha. “Hacemos deporte bajo la dirección de un monitor y además nos reímos un montón”, cuenta Amelia Martín.

Como ella, Agustín Carracedo sigue activo a los 70 años. “Incluso me hecho algún partidillo que otro con mis nietos en las pistas de Cerro Buenavista”. Cada mañana a las 7 en punto “me ando unos 10 kilómetros. Tras la caminata también nado tres días a la semana. Me siento ágil y con ganas y ahora que tengo tiempo ¿Por qué no hacerlo?

 

De líder sindical a líder vecinal que pone el foco en la necesidad de abrir residencias públicas en Getafe

José Serrano Camacho lleva toda la vida implicado en el mundo político y sindical. A sus 70 años, preside hoy la Asociación de Padres de ayudas a las drogodependencias y también la Asociación de Jubilados de John Deere, empresa para la que trabajó durante 30 años.

Hoy le preocupa y ocupa “la necesidad de levantar residencias públicas para mayores en Getafe. Lo que no puede ser es seguir derivando recursos públicos a las residencia de gestión concertada y que una mujer con una pensión de 700 euros no tenga ni para pagarse la mitad de la cuota que piden en estos centros. Por eso desde la Plataforma del Mayor a la que también pertenezco estamos recogiendo firmas”.

Camacho reconoce que su vida “cambió poco” tras la jubilación “porque he seguido haciendo lo mismo que hacía. Trabajar para defender que las políticas sociales sean las adecuadas para los vecinos y vecinas”. Militante del PCE y expulsado de IU, tras pactar con Podemos, Camacho sigue alzando su voz “para que las pensiones no se toquen”.

 

1 Comment

  1. Pingback: Tras la jubilación hay vida, pero no esperes…. - GetafeCapital.com

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.