Una pobre oposición - GetafeCapital.com

Una pobre oposición

Los presupuestos municipales correspondientes al año 2016 se han aprobado sin debate porque ningún grupo municipal de oposición ha presentado una sola alegación a los mismos en tiempo y forma.

Quizá Ahora Getafe (AG) diga a los vecinos que ellos sí han presentado alegaciones y es cierto; pero han olvidado que la democracia es un sistema que se apoya, entre otras cosas, en el entramado legal compuesto por las leyes y normas de todo rango que crean los entes que tienen la competencia para ello. Es decir, nadie, ni persona con el rango que sea, ni grupo político ninguno puede pedir, exigir, ordenar u obligar a que se haga algo que no está previsto en las normas legales o que está expresamente prohibido por ellas. Y eso es lo que le han dicho a AG los servicios municipales competentes: “el escrito no cumple los requisitos establecidos en el artículo 170.2 de la Ley Reguladora de Haciendas Locales”. No se lo ha dicho el equipo de Gobierno, el grupo municipal socialista ni la alcaldesa, se lo ha dicho los servicios técnicos municipales que están para eso, para comprobar si se cumplen las normas establecidas.

Vanessa Lillo asegura que “no han querido llevar los presupuestos a debate porque saben que son malos”. Se puede intuir que se refiere al equipo de Gobierno pero hay que decir la verdad, los vecinos merecemos que los políticos que nos representan nos digan la verdad: la “parte política” municipal de gobierno no ha participado en esta decisión, como queda dicho han sido los servicios técnicos municipales los que han tomado una decisión que viene forzada por el cumplimiento de la norma, no por la voluntad, política o de otro tipo, de nadie. Se hubieran debatido los presupuestos si AG o cualquier otro grupo de la oposición hubiera presentado, en tiempo y forma, alegaciones; la conclusión, por tanto, es que si no se han debatido los presupuestos es porque la oposición, de la que forma parte AG, no ha querido que se debatan; que cada cual asuma su parte de responsabilidad.

Luego, según informa este medio, “el PSOE le ha propuesto a Ahora Getafe la creación de “una comisión de seguimiento entre ambas formaciones, que permita incorporar propuestas en los diferentes planes y programas a lo largo de todo el año”; esta propuesta parece que ha sido rechazada por AG. ¿Cómo justifica AG esta negativa? Diciendo que esta comisión debe ser pública, que “a quien hay que rendir cuentas no es a nosotros, es a la ciudadanía”. Veamos, si en esa comisión participara AG toda la información que en ella obtuviera podría, si no lo hacía el equipo de Gobierno, comunicarla a los ciudadanos; es decir, AG serviría de canal de comunicación con los vecinos respecto a los presupuestos y dejaría en evidencia al equipo de Gobierno… Algo no cuadra, no se entiende, algo se nos está ocultando otra vez, como con el asunto de las ordenanzas municipales que rechazaron y después, para explicarlo, montaron un espectáculo de asambleas/mítines en las que mintieron o, por decirlo de manera suave, no dijeron toda la verdad a los vecinos.

Si AG tiene alguna razón política para no presentar alegaciones a los presupuestos en debida forma, debe explicarlo, no buscar excusas que no se sostienen o echar la culpa a otros. Si no lo ha hecho por pura incompetencia o desidia, tal como apunta el editorial de Getafe Capital, lo honesto sería reconocerlo. Lo que hasta ahora está haciendo AG, tanto en el caso de las ordenanzas como en este caso, en cuanto a los Presupuestos, es practicar una política oscura, marrullera, inconsistente, lo contrario de lo que prometieron en su programa electoral.

En cuanto a Ciudadanos poco hay que decir. Al no presentar alegaciones dan la medida de lo que se espera de un grupo político que, en Getafe, está sostenido con alfileres y representado por concejales que, hasta ahora, no han dejado ver ninguna capacidad opositora.

¿Y qué decir del PP? Sorprende que el partido que ha gobernado nuestra ciudad los cuatro últimos años, lo que le permite disponer de la información y la experiencia de la que carecen los otros grupos, no tenga nada que decir respecto a los presupuestos. Porque lo que nadie puede pensar es que están de acuerdo con los que ha presentado el PSOE. ¿Cuál es, entonces, la razón? Probablemente, en este caso, es mucho más claro que en el caso de AG que se trata de pura desidia y desinterés por lo que a los vecinos de Getafe les hace falta, les interesa. Un partido que ha gobernado y que pretende volver a gobernar nuestra ciudad, pero deja pasar la ocasión de mostrar cuáles son sus prioridades, en qué se diferencia de los demás partidos a la hora de administrar la ciudad, está demostrando una enorme falta de respeto a los ciudadanos y, por tanto, está haciendo méritos para que los vecinos se olviden de él a la hora de votar.

En resumen, tenemos una muy pobre oposición municipal en Getafe.

Redacción Getafe Capital