Mitos sobre las relaciones de pareja - GetafeCapital.com

Mitos sobre las relaciones de pareja

GETAFE/Rincón psicológico (25/10/2017) – Cada pareja es un mundo, pero con demasiada frecuencia caemos en los mitos sobre cómo deben ser las relaciones de pareja. Estas falsas creencias son fruto de nuestra cultura, de lo que nos han enseñado sobre nosotros y lo que debemos esperar de los demás. Voy a hablaros sobre algunos de estos mitos que nos encontramos con demasiada frecuencia:

  1. Mi pareja debe saberlo todo sobre mí o todo lo contrario… no puedo contarle algo a mi pareja: Ambos extremos son mitos, por un lado pensar que una pareja debe saberlo todo sobre la otra persona nos llevará a una relación poco saludable, es necesario mantener una independencia individual que nos permita desarrollarnos como personas, al margen de la pareja que tengamos y esto incluye mantener una parte de la intimidad individual y compartir otra.

Por otro lado, dar por hecho que hay cierta información que no podemos contarle a nuestra pareja es generar una desconfianza innecesaria, por supuesto que debemos mantener una intimidad, pero debemos “acostumbrarnos” y acostumbrar al otro a generar un buen entorno en la pareja donde se puedan hablar los temas necesarios con libertad y naturalidad. Evitando que haya tabúes pero sin necesidad de contarlo todo.

  1. Los celos son una muestra de amor: Generalmente se suele pensar que los celos son una muestra de amor, pero este sentimiento surge de la inseguridad de las persona que siente celos. Respetar que tu pareja se pueda relacionar con otras personas, comprender que debes compartir la atención o amor de la pareja es complejo cuando percibes que eso puede dejarte en un segundo plano. Es necesario comprender que sada persona ocupa un espacio en la vida de los demás y éstos no se sustituyen, sino que se complementan: una pareja, una madre, un amigo… Ni el celos@ ni el celad@ deben participar de esta espiral.
  2. Puedo pedirle cualquier cosa a mi pareja y si me quiere debe hacerlo: Querer a alguien no significa tener que hacer todo lo que te pida, el respeto hacia la otra persona y hacia uno mismo es fundamental para que una relación funcione.. Por ello no podemos acceder a todas las peticiones que nos haga la pereja, solo aquellas con las que nos sintamos cómod@s y por otro lado no podemos “chantajear” a una pareja en nombre del amor para conseguir que haga lo que queremos.
  3. La pareja debe complementarse: Ni existe la media naranja, ni los polos opuestos se atraen, las categorías tan estrictas no recogen las realidades de las parejas, que son diversas y muy diferentes unas de otras.

Ya hemos hablado del respeto hacia la otra persona, por ello ser flexible y adaptarse a las situaciones, sin que esto suponga renunciar a nuestra personalidad, es la clave para tener una pareja equilibrada, que en algunos casos nos complementará, en otros serán iguales a nosotros y en otros no tendrá nada que ver, incluso puede haber cosas que no nos gusten y que podamos respetar sin intentar cambiarlo.

  1. Una pareja feliz no discute o viceversa, una pareja que no discute no puede ser feliz: No discutir o discutir en exceso no es un buen indicador de lo sana que es una relación, intercambiar opiniones suele ser una práctica interesante, pero esto no debe convertirse en una discusión. Hablar con respeto a la pareja y sentirnos libres para comunicarnos con los demás nos llevará a una relación de pareja saludable, independientemente si hay discusiones o no y la frecuencia de éstas.
  2. Mi pareja debe saber exactamente lo que necesito: Aún no conozco a nadie que adivine el pensamiento, la confianza y la intimidad que mantenemos con alguien puede ayudarnos a comprender mejor lo que le ocurre, pero en ningún caso podemos o debemos obligar a que lo adivinen. La próxima vez que alguien te pregunte qué te ocurre, cuéntaselo en lugar de esperar a que lo adivine.
  3. Debes hacer feliz a tu pareja: Tu felicidad depende de ti, por supuesto que las personas del entorno contribuyen a ella, somos seres sociales, pero en ningún caso le des a alguien o tomes esa responsabilidad, es demasiado importante y si en algún momento sale de tu vida… puede llevarse tu felicidad.
  4. Si estoy enamorad@ no puedo sentir deseo hacia otras personas: El enamoramiento y otras fases del amor no duran mucho más de unos meses o años, por lo que a lo largo de las diferentes etapas las emociones van cambiando. El deseo, no siempre va de la mano del amor, por lo que sentir deseo sexual hacia otras personas es algo que ocurre con mucha frecuencia y no hace que tu pareja tenga menos deseo o amor hacia ti.
  5. Si alguien me quiere no necesitará estar con nadie más: Es de gran importancia de tener un espacio personal saludable y suficiente, los celos y la necesidad de controlar a una pareja tiene como consecuencia el aislamiento. Mantener tu autoestima e independencia es imprescindible, para poder estar bien en pareja es necesario estar bien sol@.
  6. Tener hijos fortalece la relación y soluciona los problemas de pareja: Los niños requieren mucha atención, educación y cuidados, por ello tener una sólida relación de pareja facilita esta compleja tarea. Cuando la pareja pasa por problemas, es difícil que esta situación mejore por la llegada de un hijo, por ello es recomendable arreglar primero la relación y después ampliar la familia, ya que este suceso vital hace tambalear en muchas ocasiones una sólida relación de pareja.

Los mitos están por todas partes, este artículo, podría en sí mismo parte de un mito, porque habla de las relaciones amorosas en forma de pareja y hay muchas otras: empezando por el amor hacia uno mismo hasta el poliamor… Y es que en las relaciones, los límites los pones tú.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas ayuda? Contáctanos.

Más información en www.cspsicologia.es

 

Redacción Getafe Capital