El bruxismo y su relación con los trastornos de la ATM

GETAFE/Varios (11/06/2024) – El bruxismo, un término que proviene del griego «brygmós», que significa rechinar de dientes, es un trastorno común que afecta a un gran número de personas en todo el mundo. Se caracteriza por apretar o rechinar los dientes de forma involuntaria, ya sea durante el día o, más comúnmente, durante el sueño. Este hábito puede tener consecuencias graves para la salud bucal y general de un individuo si no se aborda adecuadamente.

Concurrir a una fisioterapeuta en Madrid centro desempeña un papel crucial en el tratamiento del bruxismo al proporcionar terapias físicas específicas destinadas a aliviar la tensión muscular y mejorar la función de la articulación temporomandibular. A través de técnicas como el masaje terapéutico, la movilización articular y los ejercicios de estiramiento, se ayuda a reducir el dolor y la rigidez en la mandíbula, promoviendo una mejor alineación y movilidad. Además, brinda asesoramiento sobre hábitos posturales y ejercicios de relajación para ayudar a abordar los factores desencadenantes y prevenir su recurrencia.

Tipos de bruxismo y síntomas

Puede ser clasificado en dos tipos: el diurno, que ocurre mientras la persona está despierta, y el nocturno, que se produce durante el sueño. Ambos tipos pueden estar relacionados con una variedad de factores, incluyendo el estrés, la ansiedad, problemas de oclusión dental, malos hábitos de sueño y ciertos cambios del sueño, como la apnea del sueño.

Los síntomas pueden variar dependiendo de la gravedad y pueden incluir dolor de mandíbula, dolor de cabeza, sensibilidad dental, desgaste dental, dolor de oídos y problemas para abrir o cerrar la boca. Sin embargo, una de las complicaciones más comunes asociadas es la disfunción de la articulación temporomandibular (ATM).

“Comprendemos que cada cuerpo es único y merece un enfoque personalizado. Antes de aplicar cualquier técnica, invertimos tiempo en comprender tus necesidades específicas”, comenta Vanesa Corral.

Bruxismo: causa frecuente de trastornos dolorosos de la ATM

La articulación temporomandibular es la articulación que conecta la mandíbula con el cráneo y permite movimientos como abrir y cerrar la boca, masticar y hablar. Cuando una persona aprieta o rechina los dientes de manera repetitiva y excesiva, como sucede en el bruxismo, puede ejercer una presión adicional sobre la articulación y los músculos que la rodean. Con el tiempo, esto puede provocar irritación, inflamación y disfunción, lo que se conoce como trastornos de la ATM.

Pueden manifestarse de diversas formas, incluyendo dolor en la mandíbula, chasquidos o clics al abrir o cerrar la boca, dificultad para abrir o cerrar la boca completamente, y bloqueo de la mandíbula en una posición abierta o cerrada. Estos síntomas pueden ser graves y afectar significativamente la calidad de vida de una persona si no se tratan adecuadamente.

La relación entre ambos es compleja y multifacética. Si bien el bruxismo puede ser un factor desencadenante o contribuyente a los trastornos de la ATM, también es posible que sea al revés. Además, algunos expertos sugieren que los dos pueden compartir ciertos factores de riesgo, como el estrés y la ansiedad, lo que puede contribuir a su aparición y progresión.

El diagnóstico y tratamiento adecuados son fundamentales para abordarlos de manera efectiva. Los enfoques de tratamiento pueden incluir terapias conservadoras, como el uso de férulas de descarga para proteger los dientes y reducir la presión sobre la ATM, así como técnicas de gestión del estrés y la ansiedad. En casos más graves, puede ser necesario recurrir a tratamientos más invasivos, como la terapia física, los medicamentos para el dolor o, en casos extremos, la cirugía.

El bruxismo es una alteración común que implica apretar o rechinar los dientes de forma involuntaria, y puede estar relacionado con una variedad de factores, incluyendo el estrés y la ansiedad. Este hábito puede tener consecuencias graves para la salud bucal y general de un individuo si no se aborda adecuadamente, y puede estar asociado con trastornos de la ATM, que afectan la función de la articulación temporomandibular y pueden causar una variedad de síntomas dolorosos y debilitantes. Un enfoque integral de diagnóstico y tratamiento es fundamental para abordarlos y mejorar la calidad de vida de los pacientes afectados.

Redacción Getafe Capital

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.