Vuelve la placa del monumento a los asturianos… sin monumento

077

El monumento a los asturianos antes de su destrucción.

La placa ha vuelto, pero la piedra ha sido destruida por completo. En las labores de remodelación del Parque Lorenzo Azofra, más conocido como de Los Escolapios, el Gobierno municipal se ha llevado por delante un monumento que iba a cumplir 25 años en el municipio, un homenaje a 31 asturianos que fueron asesinados en el municipio a principios del siglo XIX por su defensa a la Constitución. Un monolito de 8 toneladas de peso que además contaba con unos profundos cimientos, lo que hace sospechar que no se ha tratado de ningún accidente, sino que su destrucción ha sido programada.

31 asturianos perdieron la vida en Getafe la noche del 20 al 21 de julio de 1823. Una masacre de milicianos afines al constitucionalista Riego que regresaban de Andalucía a su hogar, desarmados, y que se encontraron en estas lindes con las tropas monárquicas del general Quesada, que les cercaron y les fusilaron. Fueron enterrados en la catedral de la Magdalena. Esta tragedia volvió a la memoria popular y colectiva de la mano de la Asociación Cultural La Nueva Gran Piña. Fue esta agrupación la encargada de mediar entre el Ayuntamiento de Getafe y el Principado de Asturias: este último donó la piedra que serviría de base para el monumento cuyo peso era de ocho toneladas y procedía del río Trubia en el municipio de Proaza. Fue el 10 de abril de 1991 cuando se inauguró este homenaje que le hacía la ciudad de Getafe a aquellos asturianos asesinados.

La Asociación Cultural La Nueva Gran Piña se ha puesto en contacto con los distintos ayuntamientos de procedencia de los fallecidos, así como con el Principado de Asturias para poner en conocimiento lo sucedido en Getafe. IU ha calificado este hecho de «lamentable y deplorable acto de expolio cultural».

Raquel González - Directora Grupo Capital