SD Huesca 2-2 Getafe CF: A echar el resto en el Coliseum (así no)

Sensación francamente agridulce la que ha dejado en mi persona esta ida del playoff de ascenso a Primera División. El dos a dos en El Alcoraz es un resultado que yo y muchos habríamos firmado antes de comenzar el partido y, sobre todo, una vez vistos los primeros minutos del mismo. Se veía a un Huesca con mucha más garra, mejor plantado sobre el campo y con la ilusión de estar jugado ante su afición el partido más importante de su historia; creo que más de uno estuvimos a punto de hacérnoslo encima con la ocasión fallada por Álvaro Vadillo a los veinte minutos (aunque finalmente se señaló fuera de juego). Qué narices, una vez terminada la primera parte yo firmaba el cero a cero con el que llegamos. Sobre todo por el hecho de tener a los dos medios centro con tarjeta amarilla desde el minuto quince, habiéndole perdonado el árbitro la segunda a Faurlín y la roja directa por agresión a Chuli (este chico debería hacérselo mirar). Lo de la sensación agridulce iba en gran parte por esto, sí, ya dejando a un lado el hecho de haber desperdiciado una ventaja de cero goles a dos: el anti-fútbol mostrado por el Getafe de Bordalás al resto de España y del mundo (el partido se retransmitió en cincuenta países) durante la primera parte. Luego que si se enfada cuando le dicen que sus equipos son más agresivos de lo normal…

LaLiga

Se fue Gorostegui al vestuario entre una sonora pitada de la afición local. En Huesca difícilmente se van a olvidar de él, como tampoco nos olvidamos en Getafe de su esperpéntico arbitraje en Reus cuando se confirmó que sería él quién pitaría la ida de los playoff. Para más inri, a los cinco minutos señaló un penalti de Jair, zaguero del Huesca, sobre Jorge Molina. Dudoso, muy discutible, pero para mi sí lo era. Ahora bien, pitar algo así en un playoff… Pero bueno, no le saquemos peras al olmo: Ejecución fantástica (“se ha puesto nervioso, ¿eh?” que dijo el comentarista”) y el Geta por delante. Locura entre los cerca de trescientos aficionados que poblaban la grada visitante, a pesar de tratarse un miércoles laborable a las nueve de la noche. Los azulones consiguieron tras ello por fin manejar un poco más el partido, e incluso podría afirmar sin temor a equivocarme, que en los minutos que precedieron al segundo tanto de Molina, veintitrés concretamente, el Getafe fue mejor. En dicho periodo de tiempo aprovechó Bordalás para mover sus dos primeras fichas: Mora por Lacen y un (otra vez más) desacertado Fuster (¿por qué sigue jugando?) por Dani Pacheco, quién tampoco tuvo oportunidad de hacer gran cosa. Vamos, que por la banda izquierda del Geta no se creó excesivo peligro.

LaLiga

Lo dicho, en el 74′ llegó el segundo de Jorge Molina, rematando casi a placer de cabeza un centro medido de Portillo, y rozando el fuera de juego. Nos las prometíamos muy felices con el cero a dos, mientras en la celebración del tanto Anquela quitaba al ex-pepinero Borja Lázaro e introducía en su lugar a Vinícius Araujo. Primer balón tocado por el delantero cedido por el Valencia y para dentro; desajuste terrible de la defensa del Getafe para meter al Huesca de lleno en el partido solo dos minutos después de lo que parecía una sentencia definitiva. Un minuto después, los locales agotaban sus cambios metiendo en el campo a su capitán Juanjo Camacho, un futbolista que cumple su novena temporada consecutiva defendiendo la zamarra azulgrana.

Y comenzó el asedio de los altoaragoneses buscando el empate, aún más intenso cuando a cinco minutos del final Bordalás sacaba del campo a Portillo, media punta, e introducía en su lugar a Gorosito, “central” (entiéndase lo de las comillas). Un Portillo al que, por cierto, no le pitaron un penalti bastante más claro que el de Molina, e incluso le sacaron amarilla por fingir; lo dicho, un espectáculo Grostegui. Y tras dos remates sin demasiado peligro que blocó Guaita (otro de los grandes misterios de este equipo es el porqué de la titularidad del guardameta valenciano), en el último minuto de juego era Juanjo Camacho quién remataba completamente solo un centro también muy medido de David López, aprovechando, todo hay que decirlo, un nuevo desbarajuste en la defensa azulona y una mala salida de Guaita.

Que sí, que se ha perdido una oportunidad de oro para haber dejado sentenciada la eliminatoria, pero es que a mi este me parece un resultado enorme para la ida de un playoff. Insisto, lo del sabor agridulce me llega más por el juego y por la actitud mostrada tanto a la gente de Huesca como a la que vio el partido desde su casa. Toca rematar la faena en casa, donde solo hemos perdido en una ocasión esta temporada, y el Coliseum debe llevar en volandas al equipo como lo ha hecho en los últimos encuentros. O incluso más. Avanti Getafe.

Llévame a Primera…

 

Una gran familia | Getafe CF

Ficha técnica:

SD Huesca: Herrera; Akapo (Camacho, 77’), Carlos David, Jair, Brezancic; Aguilera, Melero; Ferreiro, Vadillo (David López, 72’), Samu; y Borja Lázaro (Vinícius, 74’).

Getafe CF: Guaita; Damián Suárez, Cata Díaz, Cala, Molinero; Faurlín, Sergio Mora (Lacen, 64’); Chuli, Fuster (Pacheco, 69’), Portillo (Gorosito, 85’); y Jorge Molina.

Goles: 0-1, Molina (min. 51). 0-2, Molina (min. 73). 1-2, Vinícius (min. 75). 2-2, Camacho (min. 94).

 

¿Algo más bonito que escribir sobre tu equipo? Para todo lo demás, el siguiente enlace: https://www.linkedin.com/in/manuel-gamarra