Engrasando la actualidad con 3 en 1

GETAFE/La piedra de Sísifo (11/07/2017) – Repaso a la actualidad con 3 en 1.

Luz en el Juzgado

Después de tres demoledores revolcones judiciales, una sentencia favorable abre un horizonte de luz en el oscuro futuro de algunos de los 25 despedidos de LYMA. El sentido común dicta que no son casos de tabla rasa y mucho menos unos fríos números, que son 25 historias con nombres y apellidos, con su propia trayectoria laboral y personal. Cada uno ha tenido un distinto nivel de implicación en esta maldita madeja: desde el inductor desatado, a quien no importó enredar a compañeras y compañeros de “ética relajada” en su espiral de falsificaciones fraudulentas y a quienes también cobraba un dinero por el “trámite”; hasta pobres infelices que concedieron su permiso, sin evaluar el alcance, porque 600 euros nunca vienen mal. Aplicar el castigo máximo pudiera ser merecido para alguno pero no lo es, en absoluto, para todos. Aún se está a tiempo de revisarlo, salvo que se esperen las decisiones judiciales con el ineludible compromiso de acatarlas (como es preceptivo) y se desperdicie una magnífica oportunidad para mostrar que la generosidad no es debilidad, es fortaleza.

Nada nuevo bajo el sol

Ya cobran muchos trienios las intenciones de Ángel Torres de sacar un jugoso rédito económico a su gestión como presidente del Getafe SAD. La inclusión del término “enajenación”, en el convenio suscrito entre el club deportivo y el Ayuntamiento de Getafe, no hace referencia al estado mental de ninguno de los intervinientes sino a la posibilidad de que, los equipamientos cedidos en ese documento, pasaran a ser titularidad del Geta. Esa posibilidad de enajenación de bienes públicos es la que, parece ser, ha lanzado a Ángel Torres a intentar adquirir esos bienes para la entidad que preside y, una vez en su poder, presionar lo que hiciera falta para cambiar su uso en el PGOU y sacarle el rendimiento máximo a unas viviendas que se podrían construir. En este particular “cuento de la lechera”, tienen vital importancia unos terrenitos que Torres tendría dentro del término municipal de Madrid, justo al otro lado de la raya, que es lugar que, según cuentan, ambiciona desde que entró en la directiva del Geta hace casi dos décadas para construir un estadio, previa permuta de terrenos con la capital. Aplicando la premisa de “dos no discuten si uno no quiere”, concluiríamos con que “dos no negocian si uno no quiere” y la hipotética venta no se llevaría a cabo… Porque el Ayuntamiento no quiere ¿verdad?

Supongamos

Supongamos que la Comunidad de Madrid tenga un especialísimo interés en abordar la construcción de los diferentes equipamientos educativos que debe hacer, mediante el criticado sistema de “fases”. Supongamos que, la adopción de ese sistema de fases, tiene como objetivo principal multiplicar por dos, tres o cuatro los concursos necesarios para terminar un colegio, instituto o similar. Supongamos que, a más concursos para construir, más posibilidades de intervención de distintas empresas y, en consecuencia, más posibilidades de mordidas a mayor gloria de conocidas “cajas B”.  Supongamos que la prioridad de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, no está en facilitar el acceso a la enseñanza pública de todos los alumnos con derecho a tenerlo, sino conseguir todo el dinero que se pueda por esta vía, ahora que los líos judiciales están desmontando, a gran velocidad, el chiringuito delictivo montado para mantener la enorme estructura del PP de Madrid y “engrasar” la maquinaria electoral lo que fuera necesario para facilitar su victoria. Supongamos que los ciudadanos nos cabreamos y, de un modo cada vez más contundente, exigimos que se escolarice una población infantil que crece, casi exponencialmente, de un año para otro y nos negamos a “empaquetar” en autocares cada día, cientos de criaturas de 3 años, con el riesgo físico que conlleva y el contraproducente efecto pedagógico que acarrea.   Supongamos…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *