¿Cuál es la potencia eléctrica que deberías contratar para tu hogar?

GETAFE/Varios (02/12/2019) – La potencia eléctrica o potencia contratada es la parte fija de tu factura, la que debes pagar aunque no consumamos luz. En este artículo veremos la importancia de optimizar la electricidad para que no paguemos de más.

¿Qué es la potencia eléctrica?

La potencia es la cantidad de kilovatios (kW) que podemos solicitar de forma simultánea a la red eléctrica de nuestra casa. Por ejemplo, en el caso de que pongamos una lavadora, encendamos la vitrocerámica y la calefacción, nuestro hogar pedirá entre 4 y 6,9 kW, aproximadamente. Si contratamos menos potencia, lo más seguro es que nos quedemos sin luz hasta que apaguemos uno de esos electrodomésticos ya que saltará el panel eléctrico. 

Cómo calcular la potencia eléctrica recomendada en una vivienda

Desde octubre de 2018, podemos contratar en casa la potencia eléctrica a escalones de 0,1 kW. Hasta entonces todos los consumidores de energía eléctrica de baja tensión debíamos ajustarnos a los tramos de potencia normalizada establecidos por el Gobierno. Debido a esta modificación, los usuarios podemos ahorrar mas en nuestra factura de la luz fija ya que podemos adaptar con mas concreción la potencia a contratar segun nuestras necesidades eléctricas. 

La regla para calcular la potencia eléctrica de nuestro hogar es fácil: debemos calcular el máximo de kW que vamos a requerir de nuestra red eléctrica. Por supuesto, esto implica adelantarnos y tener en cuenta aquellas situaciones en la que necesitemos enceder gran parte de los electrodomésticos de nuestra vivienda. ¿Cuántas veces se dan esas situaciones? ¿Necesitamos una potencia máxima contratada porque usamos muchos electrodomésticos a la vez?

Hay cosas a las que podemos adaptarnos y otras que no. Por ejemplo, puede que necesitemos encender el lavavajillas, pero quizás podemos esperar un par de horas hasta que termine la lavadora. Quizás no podamos renunciar. Por ejemplo, si hace mucho frío en invierno y necesitamos encender varios equipos de calefacción en diferentes habitaciones al mismo tiempo que usamos el horno para calentar nuestra comida. 

Para calcular correctamente la potencia eléctrica es recomendable buscar la cantidad más alta de kW que vamos a exigir de nuestra instalación eléctrica. Cuando ya la tengamos, sabremos exactamente cuál es la potencia que debemos contratar. Debemos recordar que si la sobrepasamos, los plomos saltarán. 

A continuación exponemos una lista de los electrodomésticos con su correspondiente potencia aproximada al encenderse:

  • Lavadora: 1,5-2,2 kW
  • Calefacción eléctrica: 1-2,5 kW
  • Lavavajillas: 1,5-2,2 kW
  • Cocina vitrocerámica: 0,9-2 kW
  • Horno: 1,5-2,2 kW
  • Frigorífico: 0,25-0,35 kW
  • Aire acondicionado (cada equipo): 0,9-2 kW
  • Televisor: 0,15-0,4 kW
  • Calefacción bajo consumo: 0,4-0,8 kW
  • Microondas: 0,9-1,5kW

Aún con la modificación a escalones de 0,1 kW, calcular la potencia mínima de electricidad que necesitamos en casa puede llegar a ser un poco complicado, por eso resulta útil acudir a profesionales con experiencia como electricistas Barcelona, especializados en instalaciones eléctricas y otros tipos de reparaciones. A continuación, explicamos los factores que más influyen en el calculo de potencia que requerimos en nuestro hogar.

Factores que influyen en el calculo de potencia eléctrica del hogar

Número de electrodomésticos

Cuando vayamos a contratar la potencia eléctrica de nuestro hogar hay que tener presente algunos factores, pero el más importante es la cantidad de electrodomésticos que usaremos en nuestro día a día. 

Que tengamos una casa pequeña o grande no es realmente un factor esencial ya que podemos vivir en un espacio grande con electrodomésticos muy básicos y en espacios más pequeños con más electrodomésticos y equipos electrónicos. 

Mas potencia más gasto

Mientras mayor sea la potencia, mayor será la cantidad que debes pagar todos los meses. Por esta razón, es conveniente reducir la potencia que tenemos demasiado alta si realmente no la necesitamos, así ahorraremos más en la factura de la luz.

Menos potencia no significa ahorrar

Sin duda, reduciendo la potencia del contrato eléctrico, podemos ahorrarnos algunos euros, más o menos unos 50 al año por cada tramo que bajemos. Pero este ahorro se nos escapa, si cuando la bajamos, nos quedamos cortos. Esto podría causarnos algunos inconvenientes, por ejemplo, no poder encender varios electrodomésticos al mismo tiempo. Lo ideal es vivir cómodamente en nuestro hogar y no tener que estar atentos limitando el uso de electrodomésticos por miedo a que salte el contador. Suelen ser situaciones incómodas que nos ponen trabas en nuestro día a día. 

En el caso de que esto suceda, tendremos que solicitar un aumento de potencia que conlleva un coste, un mínimo de 50 euros para volver a subir de tramo o un máximo de 200. En función de las circunstancias de cada uno, el ahorro por reducir la potencia podría esfumarse o incluso costarnos más caro. 

Pedir información

Cuando queremos subir nuestra potencia de la luz, debemos saber que hay un límite establecido para garantizar la seguridad. Esto significa que no todas las instalaciones permiten altas potencias. En estos casos, si necesitamos más potencia eléctrica contratada, debemos renovar nuestra instalación con la ayuda de un profesional. Podemos pensar que contratar un experto puede ser caro, pero podemos consultar con un electricista en Getafe para que nos ofrezca el mejor presupuesto según nuestro caso.  

En el caso de que queramos bajar la potencia, nosotros tomamos la decisión, pero debemos saber que si nos falta potencia, sufriremos incomodidades en muchas situaciones. 

Redacción Getafe Capital

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.