"No sabemos cómo va a ser nuestro futuro" - GetafeCapital.com

«No sabemos cómo va a ser nuestro futuro»

El grupo de escalada 12 Monos, en peligro tras el incendio del rocódromo

La pasada madrugada del 29 de octubre, Perales del Río vivió uno de los actos de vandalismo más trágicos que ha sufrido la ciudad. Tres jóvenes de entre 18 y 19 años prendían fuego al que era el rocódromo por excelencia para muchos escaladores: gratuito, techado y de uso libre durante cualquier época del año. También el lugar de entrenamiento del grupo de escalada 12 Monos de Perales del Río.

Su presidenta, Miriam Rodríguez, tacha de “inexplicable” el acontecimiento . “Era un rocódromo muy conocido, venía mucha gente de Madrid. Se ha quemado un bien que era para todos y que costó mucho dinero construir”, explica. Desde el grupo 12 Monos no logran entender lo que ha podido llevar a estos jóvenes a acabar con el centro. “Es increíble la poca cabeza que tiene la gente”, comenta la presidenta, “si no les gusta la escalada, que no lo usen, pero que no hagan eso”, comenta indignada.

“Metieron incluso muebles para que ardiese mejor”, añade Miriam Rodríguez. Es la propia responsable del grupo la que explica que, pese a no “haberles visto la cara aún” a los responsables, desde 12 Monos sospechan que los causantes del desastre podrían ser viejos conocidos del recinto. “Antes de que se hiciese la nueva construcción para que sólo se pudiese acceder desde dentro”, explica, “el rocódromo tenía una puerta y, los socios que querían usarlo, tenían que pedir la llave al conserje. La gente que no iba a entrenar y no quería usarlo para algo deportivo, accedía por la noche para hacer botellón y otras cosas que destrozaban la zona.”

La propia presidenta, la cual lleva al cargo de 12 Monos desde 2010, afirma que ella misma ha tenido que cambiar candados e incluso instalar nuevas puertas después de que los vándalos las quitasen para poder entrar sin permiso. “Suponemos que los que lo han incendiado son gente de esos grupos que lo estropearon en su día”.

Se trata sin duda de un acontecimiento que no hace mas que empeorar la situación de un equipo que ya hace años se veía estancado. “Cuando lo cogí en 2010, el grupo y la junta estaban dispersos, estaba todo parado”, comenta, “ahora somos cerca de 55 personas entre socios y miembros de la junta”. De cara al futuro, no ve más que trabas y complicaciones. “El club puede seguir, pero entrenando al aire libre y pidiendo prestado otros rocódromos en fechas señaladas, y ninguno es gratuito ni cumple con las facilidades que tenía el nuestro”.

Desde el Ayuntamiento tampoco se les ha dado una solución inmediata. “Están llevando el tema y el juicio de los detenidos. Cuando rompes algo, has de pagarlo, pero seguro que esa gente es insolvente”, añade, “ nuestro seguro además no cubre los actos vandálicos. Al final nos quedaremos sin nada”. Las esperanzas de seguir adelante por parte del grupo de escalada son casi nulas. “Nos hace falta mucha suerte, pero no hay mucho ánimo, por lo que no sabemos cómo va a ser nuestro futuro ni si seguiremos existiendo”.

Miriam Rodríguez ve que sus posibilidades y la de sus compañeros se limitan día a día. Sin poder entenderlo, ve como se les cierran más que “puertas y ventanas”. “Estamos a la espera de lo que haga el Ayuntamiento. Nosotros sólo podemos intentar reunir un presupuesto participativo para intentar hacer uno nuevo”. El propio Ayuntamiento, que invirtió recientemente 15.000 euros en la mejora de la instalación, ha condenado el acto de “anti cívico” y “violento”. Los autores de incendio, fueron detenidos por la Policía Local y puestos a disposición judicial.

Yaiza Díaz - Periodista Grupo Capital