“Niego radicalmente que el sector privado gestione la sanidad con más eficiencia”

freire_ene2014José Manuel Freire, diputado y portavoz del PSOE en la Asamblea en temas de sanidad

Habla con pasión y quizá con vergüenza de la sanidad: pasión porque José Manuel Freire conoce desde dentro este campo, en su condición de médico y cirujano, además de profesor y especialista en salud pública, política y administración sanitaria, materias que estudió en Londres y Harvard. Su paso por la política le ha llevado a ocupar diferentes cargos en España (Andalucía y País Vasco), en la Unión Europea y en la OMS. Pero habla también con vergüenza por cómo se está deteriorando el sistema sanitario madrileño. Desde su puesto como diputado y portavoz del PSOE en estos temas en la Asamblea de Madrid, asiste con impotencia a las decisiones “incompetentes” que están acabando con la estructura sanitaria. Pero es optimista, confía en que este 2013 haya abierto los ojos a la ciudadanía y que consolide un cambio.

La decisión del Tribunal Superior de Justicia de mantener la paralización del proceso privatizador es una buena noticia.
Una excelente noticia para los ciudadanos de Madrid, porque significa que se mantiene la paralización, que con toda seguridad será una paralización definitiva. Este proyecto es el programa oculto al Partido Popular: privatizar la atención sanitaria. Y no solamente lo que son los hospitales sino las cajas sanitarias de los ciudadanos, que es más grave: el aseguramiento a la seguridad social. Ese es el núcleo del problema.

¿A qué te refieres exactamente con la caja sanitaria?
Los hospitales nuevos que ha construido el Gobierno, muy especialmente el de Valdemoro, el de Torrejón, el nuevo de Móstoles… son el caballo de Troya: un regalo envenenado. Las poblaciones parece que tienen un hospital nuevo pero tal como financia a las compañías privadas, lo que entrega es la caja sanitaria, es decir, todo el gasto sanitario de la población, tanto el que se hace dentro como fuera del hospital.

Pero nos repiten que la empresa privada es más ágil, más eficiente, que es mejor privatizar.

Gestión más ágil: ciertamente la administración, a veces, tiene un modo de hacer que es excesivamente rígido. Pero esto no es nada que sea consustancial a la gestión pública, esto es sencillamente porque los responsables de gestionar lo público son incompetentes. En segundo lugar, la eficiencia: en absoluto. Niego radicalmente que el sector privado gestione con más eficiencia, al revés. Todos los datos que tenemos, en concreto donde hay más sanidad privada, que es Estados Unidos, es que el sector público funciona muchísimo mejor que el sector con ánimo de lucro. Engañan a la opinión pública diciendo que lo privado funciona mejor que lo público. Es radicalmente falso.

¿Y más barato?
En absoluto. En primer lugar, y es ya interesante, el hecho de que en España los datos de lo que cuestan de verdad los servicios que se han privatizado; por ejemplo en Valencia o incluso Madrid; no están disponibles. Y la falta de transparencia apunta a que ciertamente, si pusiéramos los datos buenos sobre la mesa, veríamos que lo privado no es lo más barato.
Es una carrera de fondo: la lavandería, la hostelería, también la extracción de sangre… todo lo están externalizando.
Las van privatizando. Cuando alguien externaliza una cosa que es pública, la está privatizando; hay que llamar a las cosas por su nombre. El que estén buscando todas las oportunidades de negocio que da la sanidad pública tiene que ver con tres cuestiones. De un lado con ideología, de otro lado con amistades peligrosas y en tercer lugar con incompetencia. Con ideología porque, claramente, la camarilla del Partido Popular de Madrid, son devotos del capitalismo de amiguetes liberales. Pero realmente son liberales que sacan jugo a lo público y que no tienen ninguna experiencia en gestión empresarial. Mis colegas profesionales insisten en la asombrosa incompetencia del equipo sanitario del PP de Madrid. Nunca han gestionado nada, ni en lo público ni privado, y por lo tanto no saben cómo hacer que las cosas funcionen. Se limitan a tapar agujeros. Y toda su obsesión es buscar nichos y oportunidades de negocio, sean la lavandería, sean las cocinas, sean la limpieza…

Estamos hablando también de la puerta giratoria, ¿no? Aquí podemos hablar de ex consejeros sanitarios que al final completan el círculo.

Efectivamente. Clarísimamente es el caso del señor Lamela, un político que nunca había tocado la sanidad para nada; y ahora tiene una empresa que ofrece servicios sanitarios, curiosamente con algunos que fueron sus colaboradores vinculados a aquellas empresas que les dieron suculentos negocios. No hay sustitutos legales para la cultura democrática, para la decencia y para la ética pública.

¿2013 ha sido el peor año para la sanidad o el año para la esperanza?

Ha sido el annus horribilis de la sanidad madrileña. Lo que el señor González puso en marcha con la privatización de los hospitales es un terremoto que afecta a 1,8 millones de madrileños pero también a 5.000 sanitarios y profesionales que trabajan en estos hospitales. Ha sido un año de movilizaciones y de inquietud, pero en el lado positivo ha sido un año en el que muchos ciudadanos se han dado cuenta de para qué sirve el Gobierno de la comunidad. Saben ahora que lo que se juegan en las próximas elecciones no es PP-PSOE sino de quién nos fiamos para gestionar los servicios públicos que más nos importan: educación, sanidad o atención de servicios sociales. Ha sido un año de movilización, de conciencia cívica. Ese es el único aspecto positivo.

¿El PSOE es capaz de recuperar ese crédito?

En eso confiamos. En todos los frentes que ha habido por los servicios públicos, el PSOE ha estado presente. Ha dado una batalla política y técnica con informes muy competentes. Están los mejores profesionales no solo de Madrid. El PSOE ha aparecido a los ojos de muchos ciudadanos como solvente y fiable para liderar la alternativa.

¿El PP busca desvirtuar la sanidad pública para destruirla?

El PP de Madrid es la versión más radical y sectaria e incompetente del PP de toda España. No sé si por maldad o incompetencia están en la dirección de estropear lo público y asfixiarlo para justificar la privatización. Incapaces de gestionar, sin ideas de dónde ir, sin visión de un país con una buena educación, una buena sanidad. Son incompetentes.

La asfixia, por ejemplo se ve en las urgencias colapsadas de los hospitales.
Hemos pedido una comparecencia urgente del consejero de Sanidad para que lo explique. La vida sigue, los ciudadanos cogen la gripe, y los servicios no responden porque están quitando personal, no están previendo algunas cosas como la atención a los pacientes crónicos: no hay protocolos.

También han excluido a inmigrantes sin papeles de la sanidad.

En Madrid están siendo duros y crueles. Otras comunidades han hecho la vista gorda, por respeto humanitario. La norma del Gobierno central ha cambiado las condiciones de cobertura sanitaria, pero no solo a los inmigrantes, sino a muchos ciudadanos españoles, particularmente jóvenes, mayores de 16 años, que ahora tienen que acreditar que no tienen trabajo y son pobres.

¿Es reversible? ¿Hay un punto de no retorno?

Hay cosas que suponen una pérdida irreparable. Si lograran aprobar la ley del aborto, que es otra manifestación de sectarismo ideológico y de crueldad, las personas con recursos van a volver a ir a Londres, a Portugal o a Francia. Para esos sería irreparable. En lo que significan las privatizaciones, el deterioro no es reversible en el sentido de que los pacientes que han tenido que pasar la noche en el pasillo de un hospital eso no se lo quitará nadie, no tiene remedio. El resto, revertir las privatizaciones, es posible cambiarlo, lo vamos a cambiar.

¿Cómo será 2014?

En 2014 el objetivo que nos planteamos es parar el deterioro, coger fuerzas de ese sí se puede y preparar la alternativa con todos aquellos que han dicho basta, para  liderar un gobierno progresista en 2015, no solo porque los contrarios sean malos, sino porque proponemos un objetivo esperanzador por el que vale la pena pelear.


Raquel González - Directora Grupo Capital