Rotuladoras electrónicas: un básico en la impresión para tu empresa

GETAFE/Varios (28/07/2022) – A pesar de que cada vez usamos menos papel, lo cierto es que en una  gran cantidad de sectores sigue siendo muy útil, pues no hay nada que le  pueda hacer sombra debido a lo práctico que es.

Este papel se utiliza mucho en una máquina como la rotuladora Dymo, que permite que identifiquemos lo que queramos en unos segundos, con una etiqueta que se pega y una letra entendida por todo el mundo.

¿Qué beneficios tienen las rotuladoras?

Es más que evidente que si en muchos trabajos se siguen empleando máquinas como la rotuladora Brother es porque ayudan en el día a día.

Con ellas se pueden poner etiquetas en estanterías, cables, cajas,  ropa, mercancías, etc., todo ello en unos pocos segundos, lo cual hace  que el trabajo sea más rápido y productivo.

Además, si tenemos que realizar un cambio, solo hay que despegar la  etiqueta e imprimir una nueva, o a veces ni siquiera eso porque se puede  pegar una encima de otra.

Todo ello con un coste ridículo por cada una de las etiquetas que pegamos, lo que es importante, puesto que las empresas deben ahorrar todo lo posible en consumibles.

¿Qué características tienen este tipo de máquinas?

La inmensa mayoría de rotuladoras electrónicas vienen con un teclado en el que es posible escribir qué es lo que  queremos que salga en la etiqueta y con una pantalla en la que podemos  ver el resultado.

Muchas de ellas ya permiten la impresión desde el teléfono, de manera  que los compañeros nos pueden mandar lo que necesitamos para imprimirlo  directamente sin tener que escribirlo.

Funcionan con unos carretes de etiquetas cerrados, que compramos aparte y que es el único consumible que usan, ya que la impresión es térmica, de forma que no hay que colocar tinta en ella.

Una vez que le damos al botón de imprimir nos saca las etiquetas, que  ya podemos pegar en donde lo necesitemos, todo ello en un momento, sin  ruido y pudiendo tener la rotuladora en la mano mientras nos vamos  moviendo.

Cuando se terminan las etiquetas solo hay que poner otro carrete  nuevo, que son similares a los que venían con las máquinas de escribir y  que son muy sencillos de sustituir.

¿Qué soluciones ofrecen a las empresas?

Más allá de poner nombre e identificar cajas, ahora mismo las soluciones son casi infinitas, pues también pueden imprimir códigos QR, que en un tamaño diminuto almacenan una información enorme.

Escaneando este código con un móvil se puede saber todo de la  mercancía, y lo mismo ocurre con los códigos de barras, imprescindibles  en el mundo de la logística y que también pueden salir de las  rotuladoras, así como logos de la empresa, etc.

En un pequeño tamaño, una rotuladora electrónica nos aporta funciones  casi infinitas en las que la imaginación es el límite. Además, el uso  de los códigos QR las convierte en máquinas muy útiles, ya que con una  portátil podemos ir imprimiéndolos y colocándolos a la vez, aportando  información extra a paquetes, envíos, mercancías, etc.

Redacción Getafe Capital

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.