No es lo mismo. C Tangana vs. Luis Pastor

GETAFE/Tribuna con acento (12/08/2019) – No es lo mismo el caso Tangana que el caso de Luis Pastor. Y en ambos casos, no podemos hablar de censura. Hay que recordar lo que era la censura durante el franquismo: libros prohibidos que tenías que comprar en Biarritz o, clandestinamente, en dos o tres librerías que los escondían en la trastienda. Revistas retiradas de los quioscos porque su contenido no gustaba a los censores. Canciones prohibidas… en todo el Estado no en un ayuntamiento o comunidad. Eso sí que era censura.

Lo que ha hecho el Ayuntamiento de Bilbao es una obligación ética. Este año está siendo especialmente virulento y terrible con la violencia de género. Los asesinatos, las violaciones a mujeres son un drama permanente. Desde las instituciones se está intentando combatir esta lacra. No es de recibo que un ayuntamiento pagué con fondos públicos a un cantante cuyas letras son denigrantes contra la mujer y una exaltación de la violencia “en la cama”. Felicidades al Ayuntamiento de Bilbao por su rectificación. El ayuntamiento no censura al artista. Solo no utiliza medios públicos para difundir sus mensajes. Pero sus discos están ahí, y tiene a su disposición discotecas, pubs, salas de conciertos y hasta campos de futbol.

Otra cosa muy distinta es el asunto de Luis Pastor. En este caso, sus canciones son un canto a la Libertad, la igualdad, el respeto a la mujer, el amor, la alegría. Luego es de un sectarismo canalla haber suspendido un concierto suyo en Majadahonda. Aunque debiera parecernos “esperable” en personas que se autodenominan constitucionalistas cuando sólo ven en ella una bandera y la represión de 155. Todas las constituciones del mundo, básicamente se centran en dos aspectos: la defensa de derechos para la ciudadanía y la ordenación/regulación del poder en torno a la voluntad popular. Pero esto se les olvida a estos constitucionalistas a los que nunca visto enarbolar la constitución para defender el derecho a la vivienda (Art. 47) el “el deber y el derecho al trabajo” (Art. 35), “un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad” (Art. 31) y podríamos seguir, pero esta parte (que es la fundamental de nuestra constitución) parece que se les olvida a estos “constitucionalistas”.

Los neofascistas quieren ocultar el gran papel que jugaron los cantautores como Luis Pastor, Serrat, Labordeta, Raimon, Llach, Jarcha, Aute, Guillermina Motta, Maria del Mar Bonet, Rosa León o Cecilia en generar un impulso ciudadano en defensa de la democracia y las libertades.

Los que quieren “lavar” lo de Majadahonda comparándolo con Bilbao, solo se reafirman en su comportamiento más canalla.

Quiero acabar recordando lo negativo que sería empezar a hacer listas de científicos, artistas, futbolistas o escritores de derecha o izquierda y entrar en dinámicas de llevar la rivalidad partidaria a esos ámbitos. Desde posiciones progresistas debiera ser fácil, ya que en su ADN está la tolerancia, el respeto a lo diferente y la mirada racional a la ciencia y a la cultura sin “etiquetas”. No confío, por evidente (*), que los reaccionarios lo vean (y actúen) igual.

(*) el diario Público informa: PP y Ciudadanos cambian a Rozalén y Rayden por Marta Sánchez y Carlos Baute. Y no son los últimos casos.

Redacción Getafe Capital

5 Comments

  1. Pingback: No es lo mismo. C Tangana vs. Luis Pastor – Ciudad Grandola

  2. Antonio Calvete

    13 agosto, 2019 at 11:14

    En mi opinión o se está a favor o en contra de la censura. Sí decimos aquí sí pero aquí no, estamos abriendo la puerta a la discrecionalidad, cada cual según su ideología se sentirá autorizado a censurar lo que considere.
    No es cuestión de derechas o izquierdas, sino de ser demócrata.
    En cuanto a utilizar medios públicos es otro debate.
    Y no creo que nadie deba llamarme canalla por mantener esta posición democrática

    • jose valenin ramirez

      15 agosto, 2019 at 23:19

      Antonio, no he debido explicarme bien. estoy contra la censura y estoy contra las «listas ideológicas» de científicos, literatos, humoristas o cantantes. Pero estoy en contra de que los medios públicos financien letras machistas, o las universidades den charlas de homeopatía, astrología o quiromancia. Ese es el sentido de mi comentario. El termino canalla lo utilizo para personas que han querido defender lo que se ha hecho en Aravaca con lo que se ha hecho, en Bilbao. Obviamente tu no defiendes, ni piensas eso. Me duele mucho que te hayas sentido aludido por ese adjetivo que mantengo para quienes han realizado eso en Aravaca, o en Oviedo (Rozalén y Raiden). Salud

    • jose valentin ramirez

      16 agosto, 2019 at 9:46

      Siento no haberme expresado bien. Resumo estoy contra la censura. Y estoy contra las “listas ideológicas” de científicos, actores, cantantes o literatos. Pero también creo que no podemos financiar con fondos públicos mensajes machistas, racistas, etc. como no podemos permitir que en las universidades públicas se den charlas de homeopatía, astrología o quiromancia. Y no digo que se prohíban, sólo que no se deben fomentar desde lo público.
      El término canalla lo he atribuido a aquellas personas que quieren defender lo que se ha hecho en Aravaca (u Oviedo) equiparándolo a lo de Bilbao. Evidentemente no estás en ese círculo y siento mucho si te has dado por aludido. Curiosamente muchas personas progresistas a las que aprecio, han manifestado su total rechazo a la censura. Yo también, pero lo de Bilbao no es censura e incluso lo de Aravaca tampoco. Pero mientras que, en Bilbao, se ha defendido la dignidad de las mujeres, lo de Aravaca u Oviedo es puro sectarismo maniqueo.

  3. jose valentin

    12 agosto, 2019 at 22:26

    He puesto Majadahonda y es Aravaca donde se ha suspendido el concierto de Luis Pastor. No cambia nada el sentido del comentario … pero a cada uno lo suyo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.