De fiestas, de aglomeraciones, de suciedad y de diversión

Primer fin de semana de fiestas en Getafe. ¡Cómo se ha notado eso de que este año caían a principios de mes! O es que a lo mejor es verdad esa cantinela de que la crisis ha pasado. Lo cierto es que la gente tenía ganas de fiesta, y aprovechó el buen tiempo que (este año sí) ha acompañado a los primeros días festivos. Así que, ¡todos a la calle! En las casetas no se recuerda un inicio de fiestas como este. Presidentes de casas regionales dando vueltas por la ciudad buscando un chino abierto a úlitmas horas de la noche del viernes para conseguir alguna barra de pan. Las casetas hicieron su agosto en el mes de junio… Bueno, no todas. Pese a ocupar un sitio privilegiado en el recinto ferial, ni la del PP ni la de UPyD parecían registrar su mejor momento. Cosas de subcontratar los servicios. Hablando de servicios… Bueno, de baños: ¿No siente el ayuntamiento vergüenza torera de habilitar un espacio tan antihigiénico como ese? Adecentarlo y limpiarlo más a menudo no cuesta tanto y se evitarían conductas incívicas como las de aquellos que se iban al descampado a hacer «sus necesidades». Tomen nota, señores responsables.

Y aunque alguno llegó con resaca y las fiestas iniciadas, el pregón oficial se daba el sábado. Juan Soler se creció: entre pitos, abucheos, pancartas republicanas, y demás reivindicaciones de las fiestas de los barrios se alzó con gritos de «¡Viva el Rey! ¡Viva la Virgen de los Ángeles!». Lo que faltaba para que los ánimos acabaran de estallar. A Cosmin Contra, entrenador del Getafe se le escuchó respetuosamente: pregonero en el año más difícil del equipio dio el pistoletazo de salida a las fiestas, con suelta de palomas y mascletá incluida.

Luego llegarían los conciertos, que los vecinos han agradecido que fueran gratuitos, y ante los que han respondido masivamente. No cabía un alma en el recinto ferial, ni en la plaza del Ayuntamiento. María del Monte, el Arrebato, Rosendo…  También hubo tiempo para repartir caldereta en el Cerro en la tradicional pitanza que se organiza el lunes festivo en el municipio y donde se reparten más de 3.000 raciones. Y que no se olviden las procesiones con la Virgen de los Ángeles.

Estos días solo queda recuperar fuerzas, para afrontar el fin de semana grande. Con sus carrozas esta vez haciendo un guiño a la Alianza de las Civilizaciones (sí, sí, la misma que defendió Zapatero y que le valió el desprecio del PP). Por delante, más conciertos, más casetas, más celebraciones… En fin, cojan fuerzas.

Raquel González - Directora Grupo Capital

1 Comment