Y el pacto PSOE-AG estalló por los aires

Para este viaje, no hacían falta alforjas. Vamos, que el paripé del primer Pleno de la legislatura se lo podían haber ahorrado, y de paso haber guardado los 2.565 euros en dietas que ha supuesto esta nueva convocatoria plenaria. Pero eso sí, ya se conocen sueldos, cargos de confianza y liberaciones. Aunque del debate solo se han enterado los madrugadores que se han acercado a las 8.30 al Ayuntamiento. Misteriosamente (estas casualidades que ocurren de vez en cuando) la retransmisión en directo no funcionó y todos los partidos estuvieron de acuerdo en seguir adelante con el Pleno a pesar de ello.

El caso es que únicamente se llevaba un punto en el orden del día de hoy: liberaciones, salarios y cargos de confianza. Acuerdo entre todos los partidos… menos Ahora Getafe. Otra vez se echó mano al acuerdo de investidura que firmaron PSOE y AG ante notario, que Sara Hernández mostró a los presentes y leyó alguno de sus apartados, como el que marcaba en 15 el límite de cargos de confianza. «Esa fue la propuesta que se llevó al pasado Pleno y cuál sería nuestra sorpresa que Ahora Getafe votó en contra. Ya hemos visto que el cumplimiento estricto del acuerdo no garantiza el apoyo, por lo que hemos tenido que hablar con el resto de partidos», argumentaba la alcaldesa. «No soy víctima de ningún pacto y esta alcaldesa se debe a los 180.000 vecinos de Getafe». Y así, con esta frase, saltó por los aires el pacto de investidura firmado hace menos de un mes. Para otro artículo más sesudo dejaremos el analizar por una parte si el acuerdo era viable, y por otra si se puede firmar algo que sabes que no vas a cumplir.

Vanessa Lillo lo definió como un «jaque mate al acuerdo firmado ante notario». Y repasó la lista de incumplimientos: «Los cargos de confianza pasan de los 15 que habíamos firmado a 23, además de jugar en la anterior propuesta con sueldos brutos y netos, en esta los salarios aumentan notablemente». E incidió en que a Ahora Getafe únicamente se le conceden 3 ediles liberados. «Hablamos de proporcionalidad, y al PP se le dan 5 porque eran los mismos que tenía el PSOE con 9 concejales; pero a nosotros nos liberan 3 que son los que tenía IU cuando solo tenían 4 ediles, mientras nosotros tenemos 7». El problema ahora es ver qué pasa con el resto del acuerdo y de lo pactado entre ambos partidos. «Lo más triste es que hay otros puntos que sí tenían que ver con la vida diaria de la ciudadanía y nos tememos que todo sea papel mojado, que este acuerdo lo hayan tomado como un trampolín para acceder al Gobierno».

El que siguió fraguando sus relaciones románticas fue Juan Soler, que volvió a tender una comprensiva mano a Sara Hernández, no solo en el voto, también en el discurso. «Los concejales de Gobierno tienen que tener un salario digno y en consonancia con su responsabilidad», aseguró. «A ver qué hace Ahora Getafe con el resto del salario que consideran que no deberían tener. Tienen 71.000 para donar» y volvió a fijarse en Lillo. «No entiendo que ahora se haga la estrecha cuando apoyó un acuerdo parecido hace cuatro años», le recordó. «Cuando se escupe al cielo, te puede caer en la cara».

La que se salió del guión fue Mónica Cobo, de Ciudadanos, que ha debido replantearse lo aprobado en el pasado Pleno, puesto que anunció en su breve intervención que para la próxima sesión llevará una propuesta de reducción del 25% en la asignación a los partidos políticos. A este paso, podemos estar así toda la legislatura.

Breve fue también Javier Santos (IU) que anunció su voto favorable porque entiende «que es una propuesta justa». Apoyó la propuesta del PSOE la semana pasada y también la que presentó en el día de hoy. Cosas de estar en el Gobierno.

Raquel González - Directora Grupo Capital