Inteligencia emocional: ¿para qué sirve? - GetafeCapital.com

Inteligencia emocional: ¿para qué sirve?

sist2GETAFE/Rincón psicológico (11/01/2017) – La inteligencia emocional está formada por una serie de habilidades que nos permiten apreciar, manejar, seleccionar y expresar nuestras propias emociones así como entender las de los demás. Nos permite además comportarnos de forma correcta y adecuada en cada situación. Es decir, la inteligencia emocional nos permite gestionar las emociones.

Aunque ya en 1920 Thorndike utilizo el término de inteligencia social para definir la capacidad de comprender a otras personas, no fue hasta 1983 cuando Howard Gardner, en su libro Inteligencias múltiples, acuño los términos de “inteligencia interpersonal” e “inteligencia intrapersonal” (ver nuestro artículo sobre inteligencias múltiples).

Daniel Goleman, uno de los grandes referentes en esta materia, considera que el éxito no reside únicamente en el cociente intelectual o en el nivel académico de las personas, sino que nuestro conocimiento emocional juega un papel sumamente importante. Así, hoy en día algunos autores consideran la inteligencia emocional como la clave del éxito personal y profesional, incluyéndose esta teoría, en programas educativos y dentro del ámbito empresarial.

Este autor diferencia cinco aspectos fundamentales dentro de la inteligencia emocional:

  • Conocimiento de las propias emociones: es la clave de la inteligencia emocional. Se trata de conocer las emociones propias y los sentimientos, lo que implica tener una mayor certeza de sus emociones
  • Manejo de las emociones: permite expresar sentimientos y emociones de forma adecuada
  • Automotivación: la motivación y la emoción impulsan a la acción. Permite dirigir tanto la motivación como la emoción hacia el logro de objetivos, demorando las gratificaciones y dominando la impulsividad
  • Reconocimiento de las emociones de los demás: se trata de desarrollar la empatía. Las personas empáticas suelen sintonizar mejor con las necesidades de los demás
  • Establecimiento de las relaciones: el hecho de mantener relaciones con los demás, supone manejar las emociones propias y las de los otros. Aquellos que son capaces de dominar estas habilidades sociales, interactúan con los demás de una forma eficaz. Estas habilidades representan, entre otras cosas, la base del liderazgo.

¿Que caracteriza a la persona con alta inteligencia emocional?

Para Goleman, las personas que poseen un buen nivel de inteligencia emocional, se caracterizan por presentar los siguientes aspectos:

  • Mantienen una actitud positiva, destacando los aspectos positivos sobre los negativos
  • Son capaces de reconocer sus propias emociones y sentimientos
  • Pueden verbalizar y manejar adecuadamente sus emociones
  • Saben controlar sus impulsos, son reflexivas y pueden valorar diferentes alternativas
  • Son asertivas
  • Saben reconocer cuando se equivocan y son capaces de rectificar
  • Son empáticas y perciben y comprenden los sentimientos y emociones de los demás
  • Presentan un alto grado de motivación e ilusión por todo aquello que hacen
  • Su nivel de autoestima es adecuado
  • Afrontan la adversidad y las frustraciones con seguridad

¿Presentas estas características? Si no es el caso, no te preocupes: la inteligencia emocional no es ni una habilidad ni un rasgo de personalidad sino que se puede aprender.

Más información en www.cspsicologia.es

Redacción Getafe Capital