¿Por qué tanto feminismo?

GETAFE/Rincón Psicológico (06/03/2020) – El 8 de marzo se celebra el día de la mujer. Un día para reflexionar sobre el papel de las mujeres en nuestra sociedad. Reconocer todos los avances que se han logrado gracias a las personas, mujeres, hombres y no binarias (que no se identifican ni con la “etiqueta” de hombre, ni con la de mujer), que cada día trabajamos para hacerlo posible. Pero el día de la mujer sirve para visibilizar todo el camino que aún queda por recorrer.

Sinceramente, creo que nos solemos olvidar de esa primera parte “positiva”. Todos esos cambios que hemos conseguido, para mantenerlos y ponerlos en valor. Solemos centrarnos en lo que falta por alcanzar, que es mucho, y nos mantiene ocupad@s.

Un tema que sigue generando mucha controversia es el feminismo, aún escucho a personas afirmar que no son feministas o dudan si deben serlo. Estoy casi segura de que yo también pensé eso en algún momento de mi vida. Y es que la palabra feminismo ha estado siempre impregnada de muchos mitos, cuando es un concepto que en su esencia es muy claro. El feminismo defiende la igualdad entre las personas, independientemente de su sexo, y punto. A partir de ahí podemos mirar todos los demás matices, ampliar el concepto, aterrizarlo en realidades, para ver cómo ponerlo en marcha. De hecho la RAE lo define como: 1. m.” Principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre”. Y 2. m. “Movimiento que lucha por la realización efectiva en todos los órdenes del feminismo”.

Me gustaría aclarar algunas ideas muy arraigadas relacionadas con el feminismo, especialmente si no estamos familiarizados con el tema. en las personas que no están familiarizadas con este término.

  • Ser feminista no significa ir en contra de los hombres si no ir en contra del machismo. El machismo es, según la RAE: 1. m. “Actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres”. 2. m. “Forma de sexismo caracterizada por la prevalencia del varón”.

A veces estas ideas y comportamientos son expresados por hombres y otras por mujeres y personas no binarias. Tod@s hemos sido educad@s, en mayor o menor medida, desde una perspectiva machista, socialmente aceptada, aplaudida y por lo tanto reforzada. Deshacerse de esas ideas requiere hacer un esfuerzo, a veces grande, a veces basta con cosas sencillo. Por eso entiendo que todas las personas tengan algunas ideas machistas, independientemente de su sexo, orientación o nivel cultural.

De hecho encuentro que es bastante “machista” pensar que “No hay nada peor que una mujer machista”, sí, digamos que el enemigo está en casa, pero nadie está libre de la educación y presión social que recibimos. En este caso creo que estamos “criminalizando” a la mujer por algo que hacen muchas personas. No pienso que tenga que ser una cuestión de sexos si no de ideas y casi de sentido común, que por desgracia no todos tenemos, independientemente de ser hombre, mujer o tener un sexo no binario. Quiero decir con esto, que al final lo malo del machismo no es que lo exprese una mujer, si no que siga presente.

 

  • El feminismo no es lo contrario del machismo. Como ya se entiende en la propia definición de feminismo, lo que se defiende es la igualdad de derechos entre las personas, en este caso, independientemente de su sexo.
  • Querer la igualdad no significa estar en contra de las diferencias. Todas las personas somos diferentes, esto no es solo una evidencia, también significa que la diferencia puede ser un valor. Lo fundamental es que dentro de la diferencia no se establezcan mejores y peores, con más derechos o con menos.
  • No hay un solo feminismo, aunque la base y el paraguas que los recoge a todos es la igualdad de derechos. Hay propuestas diferentes sobre cómo conseguirlos, aunque persigan lo mismo, encuentran y defienden vías diferentes para alcanzarlo. Desde perspectivas más moderadas a más reivindicativas, no olvidemos que las diferencias entre personas son muchas, la diversidad existe y en el feminismo no puede ser de otra manera.
  • El rechazo social y el machismo no es solo hacia las mujeres también hacia lo femenino. Imagínate una línea continua, en un extremo estaría lo masculino, donde estarían la mayoría de hombres pero también mujeres y personas no binarias, y en el otro lo femenino,donde ocurriría lo mismo. Por lo general las ideas, valores, esencias del lado donde se sitúan la mayoría de las mujeres y por lo tanto es considerado un rasgo, una profesión o una cualidad femenina, están menos valoradas socialmente que cuando se encuentran en el extremo opuesto. Cada vez vemos más valores considerados “femeninos” que están al alza como la comunicación, la inteligencia emocional…pero en este área también queda mucho camino por recorrer.

Me gustaría ser realista, queda mucho por conseguir, hay muchas mujeres agredidas, cada día solamente por el hecho de serlo, pero para mí la existencia y visibilización del feminismo forma parte de esa parte “conseguida”. Y es que, poco a poco, las personas se están concienciando, se están cuestionando determinados comportamientos… Este movimiento ha llegado hace ya muchos años, para quedarse. ¿Hasta cuando?, hasta que se logre una igualdad real, pues es uno de los motores que ha impulsado a las mujeres y sigue promoviendo poner en valor lo femenino. Y tú, ¿te unes al cambio?.

¿Sobre qué temas te gustaría que escribiéramos en la sección El rincón psicológico?

¡Envíanos tus sugerencias y tus comentarios!

Psicóloga y sexóloga www.psicoaxesoria.es

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.