Conoce Nutriscore, el nuevo sistema de etiquetado de alimentos envasados

GETAFE/Varios (17/09/2020) – Con el paso de los años han surgido numerosos estilos de vida en torno a la alimentación que han ido desarrollando nuevos métodos de información para conocer la lista de ingredientes de los productos envasados y la calidad de los mismos a la hora de hacer la compra. En la actualidad, nos encontramos con un nuevo sistema de etiquetado nutricional denominado Nutriscore. Se trata de un semáforo, constituido por cinco letras y colores, situado en la parte frontal de los productos alimentarios que permite identificar y distinguir de forma rápida la calidad de los alimentos.

Este nuevo etiquetado de alimentos envasados sirve a los consumidores para tomar decisiones más saludables desde aquellos productos que contienen más fibra y proteínas hasta aquellos alimentos ultraprocesados que están compuestos por más calorías, azúcar, sal y grasas saturadas. Sin embargo, esta simplificación de la información nutricional, tal y como nos aclaran desde Etiquetas Adhesivas SC, no implica que se deba evitar consultar las etiquetas adhesivas del reverso para conocer la lista de ingredientes y otras especificaciones más técnicas con el objetivo de saber si estamos comprando un alimento con propiedades nutritivas positivas para nuestro organismo.

¿Qué deben contener las etiquetas de un producto alimentario?

De acuerdo a la legislación europea sobre el etiquetado de alimentos envasados, los productos tienen que informar obligatoriamente de los ingredientes de los que están compuestos con el objetivo de garantizar la protección de la salud de los consumidores, tanto si la compra se realiza de forma física como a través de internet. Los principales datos que deben encontrarse en el etiquetado de los productos envasados son:

  • Nombre del producto
  • Lista de ingredientes
  • Fecha de caducidad, de duración mínima y de congelación
  • Lote de fabricación y datos del fabricante
  • Contenido neto
  • Lugar de origen o procedencia
  • Información nutricional en la que se debe incluir el valor energético y las cantidades de grasas, los hidratos de carbono, los azúcares añadidos, las proteínas y la sal.

Asimismo, también deberán quedar identificados de si se tratan de productos que contienen aditivos alimentarios como pueden ser los colorantes, conservantes antioxidantes o potenciadores de sabor, así como los alérgenos más comunes entre los que se encuentran los cereales que contienen gluten, frutos de cáscara, pescado, lácteos, soja, crustáceos, moluscos, huevos, frutos secos, entre otros.

Redacción Getafe Capital

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.