Los problemas respiratorios más comunes

GETAFE/Varios (21/07/2021) – Entre la población general es común encontrar problemas respiratorios  que dificultan el día a día y repercuten en nuestra calidad de vida.

La importancia de respirar correctamente

Durante la inhalación, los seres humanos captamos el oxígeno del  aire y lo llevamos a los pulmones. Es en estos órganos donde se da el  intercambio de gases: se libera el oxígeno a la sangre y se capta el  dióxido de carbono, el cual se expulsa en la fase de exhalación.

La respiración debe realizarse mediante la nariz, ya  que así aseguramos que el aire se haya filtrado, humedecido y  atemperado antes de llegar a los pulmones. Esto permite evitar  infecciones del aparato respiratorio y facilita la oxigenación de la  sangre. Si no respiramos correctamente pueden aparecer complicaciones  como los ronquidos y la falta de oxígeno durante el sueño.

¿Qué es la obstrucción nasal?

El término obstrucción nasal hace referencia al bloqueo de la respiración por la nariz. Este puede darse por distintos motivos, entre los cuales destacan:

Obstrucción unilateral: se caracteriza por un único orificio afectado

  • Tabique desviado. El tabique interior de la nariz  separa ambas fosas nasales. Debido a un defecto congénito o bien a un  traumatismo, el tabique puede inclinarse hacia un lado. Esto provoca que  las fosas nasales estén deformadas y una de ellas vea reducido su  tamaño. En consecuencia, se dificulta la respiración. Esta condición es  permanente, pero puede tratarse mediante septoplastia, un procedimiento quirúrgico mediante el cual se reconstruye el tabique nasal con el objetivo de facilitar el flujo de aire.

Obstrucción bilateral: ambos orificios nasales pueden estar afectados

  • Infección respiratoria vírica. Un ejemplo claro es el resfriado y la gripe. Durante estas infecciones, se genera abundante mucosidad que puede llenar la cavidad nasal. Esto impide la respiración correcta durante el tiempo que dura la infección.
  • Inflamación de la mucosa. Conocida como rinitis,  la inflamación de la mucosa de la nariz puede darse ante un elemento  irritante (humo) o por causas alérgicas (polen). En ambos casos se  produce mucosidad, la cual dificulta el paso del aire.
  • Agrandamiento de los cornetes. Los cornetes son  unos pequeños huesos situados en el interior de la nariz. Pueden ver modificado su tamaño ante infecciones o alergias, lo cual impide una  correcta respiración.

Diagnóstico y tratamientos disponibles

Para poder diagnosticar el problema respiratorio, el  otorrinolaringólogo evaluará los síntomas que padece el paciente. Los  más comunes son la dificultad para respirar por la nariz, el  taponamiento de orejas y nariz, la sequedad bucal, el sangrado nasal y  el dolor de cabeza, entre otros. Además, analizará la historia clínica y  el interior de las fosas nasales mediante un fibroscopio.

Una vez hallada la patología concreta, existen varios tratamientos.  Desde los más sencillos que consisten en la toma de medicación y el  cambio de hábitos hasta los más complejos como la cirugía o reeducación  respiratoria.

Los problemas respiratorios son frecuentes entre la población. No  obstante, estas afectaciones tan comunes pueden alterar nuestra vida  diaria y la calidad del sueño. Mediante un rápido diagnóstico, el  especialista puede evaluar qué tratamiento es el más adecuado para cada  caso.

Redacción Getafe Capital

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.