Los vecinos de San Isidro desafían al Ayuntamiento

Las casetas instaladas por el Ayuntamiento eran el fiel reflejo del enfrentamiento entre vecinos y Ayuntamiento. En las «mejores fiestas» de San Isidro los vecinos apostaron por el programa oficioso que mantuvieron, a pesar de las amenazas, las asociaciones del barrio. Amenazas que aún no saben si se van a transformar en una sanción real, porque la Policía Local acudió y tomó los datos de los presentes cuando estaban acabando la caldereta. A pesar del riesgo y de que les habían advertido que se enfrentaban a una sanción de hasta 6.000 euros, las asociaciones del barrio no quisieron privar a los vecinos de sus fiestas.

No faltaron los carteles reivindicativos en los que reclaman la participación del barrio en la elaboración de las fiestas y el fin de la censura.

Sábado, al mediodía, a la misma hora. Mientras las casetas están vacías, los vecinos acuden masivamente a degustar la caldereta del santo.

 

 

Raquel González - Directora Grupo Capital