La FAPAM vuelve a la carga

Primero fueron perros y especialmente gatos y ahora las palomas. La FAPAM (Federación de Asociaciones Protectoras de Animales) ha vuelto a la carga contra el Ayuntamiento de Getafe que el pasado miércoles aprobaba en Pleno una proposición contra el maltrato animal y tomando la determinación de no permitir en el municipio circos o espectáculos con animales. «Desde los colectivos y entidades de defensa de los derechos de los animales nos alegramos de los avances que se dan el las legislaciones para garantizar estos derechos, pero rechazamos rotundamente las declaraciones de intenciones vacías de contenido y que engañan a la ciudadanía», declaró la FAPAM.

grupo.palomasConsideran que «Getafe está a la cola de la protección de los animales, por mucho que apruebe mociones que parecen lo contrario, son muchos los ejemplos, desgraciadamente que avalan esta afirmación», aseguran. Y para muestra, las palomas. «El gobierno también ha decidido que los animales silvestres urbanos, como son las palomas, deben ser exterminados sin posibilidad de aceptar alternativas que se le han presentado desde las entidades sociales. Existen muchos ejemplos de ciudades y municipios que han avanzado en el desarrollo de estas alternativas, que además de suponer un trato ético para con los animales, se han demostrado mecanismos que optimizan y ahorran recursos públicos a medio plazo», defienden.

El control de la plaga de las palomas que tantos problemas ocasionan en los edificios de la zona centro se viene realizando desde el consistorio de forma efectiva desde hace años.

La FAPAM asegura que «una ciudad no puede autodeclararse libre de maltrato animal si no existe Sacrificio cero, algo que por suerte tendrán que hacerlo obligatoriamente, al estar recogido en la futura Ley de la Comunidad de Madrid, pero tampoco pueden existir protocolos de exterminio de palomas, ferias con animales, como los ponis y por supuesto, no pueden realizarse espectáculos taurinos, el ejemplo máximo de tortura y maltrato animal».

Vuelven también a sacar a colación la situación del CPA (Centro de Protección Animal), del que aseguran «no se llega ni al mínimo ético y sanitario que garantice el bienestar de los animales que llegan, por desgracia, a ese centro municipal. En multitud de ocasiones, desde los colectivos sociales se le ha planteado a la corporación municipal alternativas a la actual gestión del CPA, pudiendo avanzar de manera real, en el bienestar de los animales, siendo ignoradas todas las propuestas y manteniendo la situación de abandono a los animales que se dan en estas instalaciones».

Desde el Ayuntamiento se están elaborando los pliegos de condiciones para externalizar y «profesionalizar» la gestión del CPA, aunque aún no se conocen las condiciones que regirán este pliego ni si asociaciones como FAPAM podrían optar a gestionarlo.

Ahora Getafe se suma

Ahora Getafe también se ha sumado a la crítica y asegura que «investigaciones científicas demuestran que estos métodos son completamente ineficaces, ya que tras los descastes el número de palomas puede crecer hasta los mismos niveles que antes o incluso superiores en cuestión de semanas (Haag-Wakernagel, 1995)». Y defienden que «existen métodos alternativos al exterminio de palomas. Las palomas nunca desaparecerán de nuestras ciudades. En decenas de ciudades europeas y españolas, como Vitoria, Barcelona, Valencia, Madrid,… se están poniendo en marcha métodos éticos de control poblacional. Reduciendo así el impacto de las palomas, evitando la suciedad y garantizando una población estable, sana y en perfecta convivencia en la ciudad».

AG defiende que «el método más efectivo se fundamenta en varias acciones coordinadas, (como muestra, por ejemplo, el protocolo de Vitoria), basadas en la alimentación de palomas con piensos anticonceptivos. Todas estas tareas pueden ser realizadas por trabajadores y trabajadoras municipales, sin ser necesaria la contratación de empresas externas».

El Gobierno no descarta otras medidas

Jorge Rodríguez, concejal de Sostenibilidad, asegura que «nunca se ha descartado la posibilidad de utilizar otros métodos alternativos a la captura, pero debido a la superpoblación de las palomas y las numerosas denuncias que llegan de comunidades de vecinos al Ayuntamiento, los técnicos han valorado que a corto plazo para realizar ese control lo mejor es esta técnica que también utilizan el resto de Ayuntamientos».

Una de las alternativas, la esterilización a través de piensos «solo sería efectivo a medio y largo plazo, y deben realizarse estudios puesto que al utilizarse a través de piensos estos podrían afectar a otras aves». Para Rodríguez «la sobrepoblación de palomas genera un problema de salud pública, tal es así que la Comunidad de Madrid está dando licencias para cazarlas. Las palomas son transmisoras de más de 40 enfermedades, por lo que es necesario controlar la plaga y posteriormente valorar el uso o no de otros métodos», defiende.

 

Raquel González - Directora Grupo Capital