«Nunca me arrepiento de nada»

Monica_Cerda1

Ha estado en el centro de la polémica, primero por ser la más afectada en la remodelación de Gobierno que se produjo en Semana Santa, y luego por su posterior renuncia fallida a su acta de concejal, acompañada de una denuncia a la alcaldesa y a la secretaria de Política Municipal del PSOE por coacciones, una denuncia que posteriormente retiró en la vista del juicio en el que llegaron a un acuerdo ambas partes. Mónica Cerdá ha mantenido silencio en todo este proceso, remitiéndose a un comunicado en el que manifestaba su intención de seguir siendo concejala del PSOE pero sin competencias de Gobierno. Cerdá rompe este silencio para GETAFE CAPITAL y desvela lo ocurrido en las últimas semanas.

En Semana Santa se produce una remodelación de Gobierno que cambia sustancialmente tus competencias. ¿Lo esperabas?

Nadie era conocedor. Y es más, todos los jueves se venían teniendo reuniones de Gobierno y en ningún momento hubo una comunicación por parte de la alcaldesa de que era necesaria una remodelación o que había que destinar más apoyo específico al área de Transparencia del Ayuntamiento o de Calidad. Me lo comunican el mismo día 22, que me llaman a Alcaldía simplemente para decirme que se ha tomado la decisión de remodelar.

Con esa remodelación pierdes la gestión de GISA y ALEF.

Desvincular GISA y ALEF no es una cuestión baladí porque casi se podía intuir que esto era producto de una serie de circunstancias que he venido manifestando en Alcaldía que tiene que ver básicamente con GISA pero alguna también con ALEF. En algún caso tiene que ver con una persona en concreto que es Juana Álvaro. Yo manifiesto una cuestión que es prácticamente delictiva o que raya lo delictivo. No soy jurista pero puedo entender que es así.

¿Sobre qué asunto?

Teniendo en cuenta que es una persona que está acusada en un caso de prevaricación, que está imputada por otro, detecto una serie de irregularidades que tienen que ver con unos pliegos para la gestión de la sala Reddint y su mantenimiento. Habiéndome asesorado previamente en los servicios jurídicos municipales, que lo que manifestaba esa persona no se ajusta a derecho, lo puse en conocimiento del responsable inmediato y se me dice que el tema de Juana Álvaro es única y exclusivamente de Alcaldía. Los pliegos siguen adelante y hay un caso que yo entiendo que puede ser delictivo.

Otra cuestión que pongo de manifiesto es sobre el Fondo de Comercio: se publican unas bases de ayuda al comercio, se crea una comisión de valoración que además es pública y se prioriza el perfil técnico de esa comisión. Los resultados del fondo de comercio incomodan. No gustan. Y se me convoca en Alcaldía para pedir que ese resultado se modifique. Evidentemente me niego a modificar resultados donde participan técnicos. Dos días después se toma la decisión del cambio de Gobierno. El 14 de abril tendrían que estar publicados los resultados de este fondo de comercio y aún no están publicados. Yo sí los conozco porque he formado parte del comité de valoración, sé lo que hay. Hay un acta de esa comisión de valoración.

¿Qué respuesta das ante el cambio de Gobierno?

Ese mismo día 22 comunico media hora después que no lo entendía y que iba a tomar una decisión al respecto. El día 23 comunico a la alcaldesa por escrito mi intención de dejar toda responsabilidad de Gobierno. Y a partir de ese día comienzan a producirse una serie de hechos.

Se ha especulado mucho acerca de lo ocurrido en ese intervalo. ¿Qué sucedió?

Lógicamente el día más importante es el día 31, cuando se produce algo que me hace tomar una decisión para poder abandonar unas dependencias que ya me estaban asfixiando. Pero desde el día 22 paso muchas horas con una presión en muchos niveles y siendo consciente de que puede ser por razones que yo he puesto de manifiesto. En un momento tomo una decisión que no es la mejor. Cuando salgo y me da el aire es cuando analizo y veo que firmar la renuncia no ha sido una decisión acertada y es cuando decido poner esa denuncia y posteriormente solicito al secretario del Pleno que se me restituya el acta de concejal. En esa reunión, de la que tengo mi archivo porque una no se fía ya de nada en este mundo, se dicen muchas cosas. Fueron muchas horas, varios días, desde el 23. Yo insisto y reitero que mi intención es seguir siendo concejala del partido socialista: me dicen que serían los concejales los que tendrían que tomar la decisión y yo les digo que los concejales no tienen que tomar la decisión de qué es lo que tengo que hacer con mi acta.

wpid-wp-1459845541702.jpeg
¿Por qué en vez de firmar no te levantas y te vas?

Porque se producen situaciones en las que yo no puedo abandonar físicamente el despacho. Y cuando eso ya viene ocurriendo varias veces… Paso muchas horas y no salgo de ese despacho. Necesitaba salir, y ya.

Decides poner una denuncia. ¿Valoras lo que eso significa?

Me pasan muchas cosas por la cabeza. Pienso hasta irme a un Hospital de urgencia para saber cómo estoy anímicamente después de aquello. Pero me siento, respiro y me voy al juzgado y pongo de manifiesto lo que ha ocurrido. No era lógico lo que estaba sucediendo. Reacciono bajo una presión cuando firmo. Por eso posteriormente solicito la restitución de mi acta.

Para recuperar el acta no hubiera hecho falta ir a los juzgados, bastaba el escrito al secretario.

Lo que yo quería es que ellas reconocieran públicamente que mi intención era desde el mismo día 22 y el 23 que lo pongo de manifiesto por escrito tanto a la alcaldesa como a la secretaria de Política Municipal en el despacho de Alcaldía, que mi intención desde el primer momento era dejar de ser concejala de Gobierno pero sí seguir siendo concejala del partido socialista. Y en ese acuerdo en el juzgado ellas reconocen que eran conocedoras de que mi intención era efectivamente esa. No estoy de acuerdo con determinadas decisiones de gestión y por lo tanto debo dejar de ser concejala de Gobierno. Y soy yo, pese a la comparativa que se hace con Morato o Carmen Plata, en este caso soy yo voluntariamente quien lo pide. A mí se me dice en alguna ocasión que paso muchas horas en un despacho que si les dejo romper el papel. Obviamente no.

La versión oficial que se dio es que te ibas por motivos personales.

Yo no tengo problemas personales. Mis problemas personales son no compartir una visión con una persona. No someterme a decisiones que entiendo que no tienen que estar. Esos son mis problemas personales. Mis diferencias de visión, esos son mis problemas personales.

¿Son salvables?

Hay espacio para todos. ¿Por qué no? Hay pluralidad, y la pluralidad tiene que ser positiva para todo el mundo.

Esa decisión provoca que tus compañeros asuman más competencias, en un Gobierno de por sí reducido.

Mis compañeros concejales me achacaban que yo no era socialista, que no era solidaria con ellos porque mi falta de actividad se la pasaba a ellos. Entendía que tenía que haber una decisión política que efectivamente afecta a la gestión. Entiendo que la teoría no tiene por qué quedarse en eso. Yo formo parte de una toma de decisión en un momento muy importante: teníamos un secretario general de más de 28 años, con unas formas que sumadas a la persona, yo no compartía. Eso es lo que me lleva a mí a apostar por un proyecto que no solo vaya en la persona sino que sea un proyecto en las formas. Y lo que yo no puedo entender es que en 10 meses en la gestión se abandone y nos olvidemos de las formas. Se me acusa de que soy purista pero como secretaria de Ideas y Programas que trabajo en la elaboración de un proyecto político y un programa electoral, tengo que ser la purista. Debo serlo. Debo garantizar que por lo que nos han elegido los ciudadanos sea lo que llevemos a cabo. Pero en lo político y en la gestión. Porque si no, nada nos diferenciará a los socialistas de los anteriores o de los que pudieran venir después. Yo debo ser así, garante de este proyecto socialista, y por eso entiendo que debo seguir siendo parte del grupo socialista, pero no de la gestión que no comparto.

¿A pesar del daño que produce esa situación?

A pesar del daño que produce esa situación. Y que producirá. Yo me muevo en lo ideológico. He vivido en ese ámbito y con todas las consecuencias. Lo más triste es que es dentro de mi propio partido. Cada uno tendrá una visión. Pero entiendo que la mía también es socialista.

Hablas en futuro. ¿Habrá más daño?

Sí. Lo más probable. Es una intuición.

monicacerdapleno_abr2016
¿Vas a mantener la disciplina de voto en los Plenos?

No he llegado a plantearme esa situación. Hay cosas tan cercanas, tan próximas y tan dolorosas que no me he planteado tener una situación diferente. Pero es que tampoco sé qué pretensiones tienen hacia mí, porque las últimas noticias es que me apartan hasta de las comisiones.

¿Tienes miedo o sospechas que te puedan abrir expediente y expulsarte del PSOE?

Miedo no tengo a nada.

 ¿Si te expulsan del partido socialista seguirás manteniendo tu acta?

Ya veremos lo que pasa. No quiero aventurarme en nada. Espero que la sensatez impere en algún momento.

Llegados a este punto, ¿qué es la sensatez?

La sensatez política.

¿Te sentarías a hablar con el resto de tu partido para hablar de política?

Yo nunca he dejado de estar sentada al lado de mis compañeros, sea quien sea, a hablar de política. En ningún momento. Antes fui secretaria de Formación, luego fui secretaria de Ideas y Programas, posteriormente concejala y hablo de política con todo el mundo.

¿Algún compañero te ha apoyado desde el día 23?

Ir contra el jefe… todos lo sabemos. El resto de cosas, mis mensajes y llamadas, se quedan en mi intimidad.

Hay quien puede pensar que detrás de tus movimientos hay algún objetivo oculto.

Me he ido a un puesto de trabajo que nada tiene que ver con esto, con un salario que nada tiene que ver. Si buscara algo, hubiera aceptado incluso lo que ellos me propusieron por ceder el acta. Yo digo que no. Lo digo en ese momento y con posterioridad: no. He llegado hasta aquí sin necesidad de nadie y me voy sin necesidad de nada.

¿Por qué no das explicaciones antes?

Primero, porque cuando una llega a esta situación anímicamente no está bien. Segundo, porque también debe haber moderación y hablar desde la serenidad. No soy de hablar desde la entraña. No puedo hacer unas manifestaciones en la puerta de un juzgado amparada en el escudo de nadie: yo vengo sola, no necesito a nadie, no necesito nada más para ratificarme en mi decisión. Lo hago ahora porque lo puedo hacer con la suficiente serenidad.

¿Te arrepientes de alguno de los pasos que has dado?

Tuve un profesor que decía que nunca hay que arrepentirse de la decisión que se toma en el momento, porque es la más acertada que se hace en ese momento. Nunca me arrepiento de lo que hago. Me cuesta tomarlo, pero cuando lo tomo, lo hago siendo perfectamente consciente de lo que hago y en este caso aún más. Y por eso tomo la decisión de no callar, de manifestarlo donde debo manifestarlo y de llegar hasta donde se tenga que llegar, pero siempre con el fin de que las cosas se hagan como se tienen que hacer.

Raquel González - Directora Grupo Capital

2 Comments